martes, 20 de octubre de 2009

Putas quizá, pero sin parecerlo

Lean por favor el informe The Reconstruction of American Journalism de Len Downie y Michael Schudson. Tiene mucha miga. En un resumen publicado en el WaPo, sostienen:
What is paramount is preserving independent, original, credible reporting, whether or not it is profitable, and regardless of the medium in which it appears.
Vaya. Bienvenidos. En las cien páginas del informe no hay un acto de contrición por el desaguisado que con la profesión hemos organizado nosotros y nuestros dueños y encima piden dinero público (Tuyo & Mío) para sostenerla. Protesto enérgicamente. ¿Cómo se preserva el independent, original, credible reporting con dinero público?

Podemos ser putas pero al menos no lo parezcamos. No a ese precio.

La explicación, estimadas y estimados, es que ese par vive en un país donde eso es una propuesta posible & plausible. Por eso hablan de salvar el American Journalism. Benditos.

Aquí, en cambio, al llegar a eso de "…preserving…" los primeros que se parten de la risa son los propios periodistas, seguidos por los dueños de los diarios y sus ejecutivos. Entre otras cosas porque la subvención no ha conseguido preservar nada del periodismo. Al contrario.

La mayoría de esos aún piensa que la fiesta sigue y continúan sirviendo periodismo de garrafón. En realidad se están quedando solos y no lo advierten. La gente se marcha a otras fiestas más divertidas donde no le engañan con periodismo adulterado.

4 comentarios:

Juan Antonio Giner dijo...

Toni,

Esta gente, que se jubilo a tiempo y con pasta gansa, dejando en ruinas el periodismo que ahora quieren preservar con dinero ajeno, no quieren que haya cambios.

Quieren volver a los monopolios de facto y olviodarse de cualquiier nueva frontera que ponga en cuestion sus rutinas del pasado.

Lo mejor que les puede pasar a los Washington Posts y New York Times de este viejo periodismo es que les hagan auditorias a lo McKinsey y se descubra como en Can Conde Nast que el despilfarro, las farras y el todo vale se han acabado.

Trabajar en esos viejos medios es como trabajar en un ministerio.

Es decir, no dar ni golpe.

Vivir del cuento.

Y de la mangancia.

El problema es que lo de "por toda la vida" esta ahora en tela de juicio, y el patio esta asi de alborotado.

Brillante lo del "periodismo de garrafon"!

TP dijo...

Buenísimo, Juan Antonio. En plan Safire podríamos hacer una entrada en nuestro [futuro] diccionario:

Garrafón, Periodismo de: Antónimo de Journalism Caviar (v.)

Allendegui dijo...

A mí me pareció una propuesta interesante. Yo me hice también eco en mi blog. Evidentemente el informe se basa en Estados Unidos, donde medios como NPR funcionan muy bien, no sólo con dinero público, sino de gente que dona voluntariamente porque disfrutan ese tipo de periodismo.

Allendegui dijo...

Esta entrevista es interesante también en la que se habla de la información como servicio público.
http://www.cfr.org/publication/20462/the_news_industry_is_a_public_service.html