miércoles, 18 de noviembre de 2009

¿Quién es aquí el cazurro?

[…] Hasta hace una semana de Xavier Sala i Martín sabíamos a ciencia cierta tres cosas: que es directivo del Barça, que es un economista keynesiano de postín, […].
Esto escribe el director de Marca en su columna semanal de los lunes "Los puntos sobre las íes", un remedo de la página dominical, siempre interesante, de Pedro J. Ramírez en El Mundo. El título de aquella columna es el mismo que el de este post.

En fin. Lo que esta semana sabemos a ciencia cierta es que el director de Marca no tiene la menor idea de: a) Qué piensa Xavier Sala i Martín, b) Qué es el keynesianismo, c) Qué significa a ciencia cierta, d) Las tres anteriores.

Un recorte del último artículo de Sala i Martín en La Vanguardia, donde escribe cada semana:
Si [la] toman [la decisión] ustedes mirando sus preferencias y sus presupuestos, seguramente escogerán más o menos lo que les interesa. Si, por el contrario, decide el Estado, a menudo se equivocará, […]
Podía buscar otro centenar de citas similares donde keynesiano, lo que se dice keynesiano… no es.

Y un retazo de la definición de Keynesianismo tomado de Wikipedia:
Keynes refutaba la teoría clásica de acuerdo a la cual la economía, regulada por sí sola, tiende automáticamente al pleno uso de los factores productivos o medios de producción.
Y otro de la voz Xavier Sala i Martín, también de Wikipedia:
[Sala i Martín] Es un duro crítico del intervencionismo económico, en pro de los principios del libre mercado.
Sala no es cualquiera, un cazurro, como lo llama el articulista. El ISI Essential Science Indicators lo situó en el octavo puesto en la clasificación de los mil economistas más citados del mundo durante la década anterior. Es comprensible que a este señor director no le guste la economía, pero por lo menos podría gustarle el periodismo a ciencia cierta.

Bastaba con unas sencillas búsquedas. O con preguntar en la vecina redacción del diario económico Expansión. Si en el primer párrafo el señor director ya no sabe de qué habla, imagínense en el resto. Un espanto. Ánimo con esos puntos y con esas íes.
Publicar un comentario en la entrada