martes, 24 de noviembre de 2009

Esto termina mal

La estrategia del experimento despótico argentino para controlar a los diarios independientes va más allá de quedarse con la fábrica de papel prensa, cuya mayoría accionaria (el 72%) es de los diarios Clarín y La Nación.

1. Intentarán desestabilizar la compañía y luego la expropiarán por las bravas, ilegal e injustamente. No les queda otra, ya que ni Clarín ni La Nación venderán sus acciones a ningún precio. Desde su 28% el estado no puede controlar de otro modo la producción de papel para diarios en la Argentina.

2. El papel es un commodity y su precio no cambia mucho si es producido en la Argentina, en Chile, Brasil o Canadá. Por eso la ventaja del molino propio para Clarín y La Nación no es tanto el precio del papel sino la seguridad de stock y de provisión inmediata y por tanto de pago al contado (una nevada en la cordillera es suficiente para retrasar fatalmente la provisión de papel a los diarios que compran en Chile).

3. En cuanto consiga quedarse con Papel Prensa S.A. el poder restringirá la importación de papel para periódicos y controlará los diarios con la provisión de papel argentino o con permisos y prohibiciones para el importado.

4. Los Kirchner están arrinconando a un tigre.

5. Esto termina mal.

Cañones contra Clarín, en Paper Papers, 21/10/09
Publicar un comentario en la entrada