viernes, 20 de noviembre de 2009

Kindle boy

Me la envió GM (La Rubia) y se lo agradezco. Dice que ya les hablaba de esto en nuestras clases, hace por lo menos quince años, y es verdad. Pero la foto es terrible: ese canillita (como los llamamos por estas playas) está a punto de estropear el Kindle en las mismas narices del suscriptor. Si hay una bondad en el modelo del papel es el papel mismo, que permite, entre otras cosas, tirar el diario como si fuera una piedra sin que pase nada. No podremos hacer eso con el Kindle ni oiremos el ruido del diario contra la puerta como una campanada que anuncia la llegada de las noticias. El error de la foto es que el Kindle no llega en bicicleta ni caminando sino que acompaña al dueño. Y las noticias -esperemos que el periodismo de calidad- llegará por otros medios al Kindle, o como se llame el invento que intente suplantar el papel.
Publicar un comentario en la entrada