lunes, 23 de noviembre de 2009

Vienen tiempos mejores

Cuando cerraba The Christian Science Monitor quedó dicho. También en ese post sostenía que cerrarán más diarios y bajará el precio del papel. Debió ser un poco temerario porque cualquier cosa podía pasar, pero está ocurriendo y ya no sé si es suerte o coincidencia... Alguien me retrucaba con que cerrarían los molinos de papel y mantendrían los precios arriba y yo quierovalecuatro con los pinos que siguen creciendo y que se plantaron para eso y que el día que haya menos diarios habrá menos bosques...

A los académicos que dicen que el precio del papel no baja les recomiendo este artículo de Jorge Fontevecchia en Perfil (y les recuerdo que JF compra papel todos los días). También va este de Roy Greenslade en The Guardian.

Ahora digo más. Los diarios que van a terminar cerrando son los pelotilleros / chupamedias del poder. Son ellos los que están jugando sus últimas cartas y bailan al son de la orquesta del Titanic mientras los lectores se les escapan por la grieta de la obsecuencia. Ya sobornarán a un marinero para que les haga lugar en un bote salvavidas.

Al final del túnel vienen tiempos mejores, también para la prensa independiente.

Hay otra historia detrás de Papel Prensa y el poder en la Argentina. Algo dice Fontevecchia en su artículo, pero eso es para otr post.

4 comentarios:

Jolu dijo...

GP, en su post del 14/11, ¡Libertad de radio y televisión!, le dejé un comentario con una interrogante central: ¿cómo ve el nivel de dopamina en el periodismo argentina? Nosé si tuvo oportunidad de ver el comentario.
Por lo que escribió en este post creo que mi pregunta está implicitamente respondida: el nivel dopa del periodismo está bajo. Por tanto, el pediodismo argentino está siendo infeliz. Para Ud. vienen tiempos mejores para el periodismo. Como en el poker holdem, yo voy all in y le digo que creo que el nivel dopa del periodismo va a seguir bajando...

GP dijo...

Gracias Jolu. Debo confesarte que no termino de entender las metáforas del cisne negro ni la de la dopamina y que no he leido a Taleb. Supongo que el cisne negro es una excepción única y la dopamina un factor buena onda en el cerebro. Puede ser que gran parte de los periodistas (ex periodistas) se hayan pasado al lado oscuro, pero creo que hay muchos también que siguen peleando por la libertad. Más: en realidad la única verdadera oposición al experimento despótico de los Kirchner es el periodismo y por eso los embates desde el poder. No son cisnes negros y no los considero periodistas si no son independientes, piensen como piensen. Los que se dejaron inyectar la dopamina se convirtieron en zombis del poder: son fantasmas que parecen periodistas.

Clochard dijo...

Desde hacía algún tiempo me parecía que el modelo de «consuma gratis que nos financiamos por publicidad» era un bluf y la segunda burbuja .com, y de ahí no me extraña que el sector de la información se desinfle, pero lo que no acabo de ver es que vayan a cerrar «sólo» los medios «pelotilleros»: si cualquier medio impreso de difusión en toda España se puede adscribir a un partido en concreto, ¿no podemos calificar de pelotilleros a todos en general? ¿Se producirá entonces un cierre colectivo? Desde luego, el interés del público ha bajado, y seguramente se relacione con eso la deriva de los medios de comunicación españoles (El País y ABC incluidos) hacia la prensa del corazón. Pero, ¿será útil esta deriva? ¿Y a quién? ¿Se salvarán los medios a costa de contribuir más a la infantilización social?

GP dijo...

Gracias Clochard. Los pelotilleros cerrarán porque el poder cambia, o se cansa, o sus amigos deciden poner un peri para quedarse con ese dinero. Y sigue la ronda con nuevos, que se quedan con los negocios de los viejos.

Subsitirán los diarios independientes, que hacen periodismo, con buenos precios de papel y menos competencia por la publicidad genuina.

Eso es lo que creo hoy, pero mañana puede pasar cualquier cosa...