jueves, 26 de noviembre de 2009

El Otro era… David Brooks

Se cumplen diez días de la publicación en La Vanguardia de esta estimable pieza, muy adecuadamente titulada "Ese Otro siempre inquietante".

En efecto, su lectura me dejó inquieto, pues las ideas que se allí se ventilan ya las había leído uno antes firmadas por David Brooks, columnista de The New York Times y del que uno es persistente seguidor. Como lo son J*, J* y J*, uno de los cuales advirtió las coincidencias entre artículos.

Claro. Dos firmas brillantes comentan el mismo asunto con el mismo ángulo. Cierto: no es frecuente. Pero tampoco es raro.

Una comparación –manía de periodista que ustedes sabrán perdonar– convirtió la inquietud en asombro, pues llama mucho la atención el parecido en la secuencia y la casi literalidad de las principales ideas de ambas piezas.

Es verdad: podría ser que el articulista de LV lo escribiera primero y se retrasara su publicación. ¡Ocurre tantas veces! ¡Y es tan irritante! Como Brooks publicó primero, es difícil no concluir que el articulista de LV se ha inspirado muy directamente en el mismísimo Brooks. Y aquí el asombro debe dejar paso a la gratitud por y al elogio del buen gusto intelectual y periodístico de ese articulista al buscar con tanta habilidad la cercanía con un comentarista tan agudo. Felicidades.

Ahora bien, siendo pocos los fans catalanes de Brooks y dudoso que éste lea LV, se le permitirá a uno aliviarse: lo educado hubiera sido citar al autor original. Y más cuando el comentario de Brooks, aun siendo más breve, va más al grano, está mejor ordenado y concluye sin vaguedades su razonamiento, mucho menos complaciente con los valores de la corrección política que el de LV.

Y no saben lo peor: el comentarista de La Vanguardia arregla los argumentos de Brooks y saca una conclusión diferente.

No está bien. Protesto enérgicamente.

¿No sería mejor comprar las columnas de David Brooks en lugar de adulterarlas?

[Si quiere ver el mixing de una y otra columna lo tiene acá abajo. Se respeta la secuencia del texto de La Vanguardia y se intercalan las frases originales de Brooks en otra tipografía. Y perdonen el retraso. Han sido dos semanas infernales.]

Publicar un comentario en la entrada