lunes, 9 de noviembre de 2009

Más sobre el periodismo de sospecha

MB* elogia en un comentario a este post la columna de la Defensora del Lector de El País de ayer. Trata del reportaje "Desmontando a la monja-bulo", donde se desmitifica a la benedictina Teresa Forcades. Esta monja, en un vídeo titulado Campanas por la gripe A, expone sus dudas y críticas a la gestión de la gripe A en España e insinúa que la campaña oficial de vacunación es parte de una posible conspiración de la industria farmacéutica.

Dice la Defensora:
El reportaje ha provocado un alud de cartas. […] [A]bundan en una idea que la psicóloga clínica Olga Fernández Quiroga expresa así: "El artículo contiene todas y cada una de las acusaciones que los autores vierten contra la doctora Forcades: apariencia de seriedad, medias verdades y descalificaciones".

[…] el artículo contiene errores de forma y contenido que empañan el resultado. El titular es profundamente descalificador. Y no es el discurso de Forcades lo que se califica de bulo, sino a la propia monja, a la persona. […]

Un titular tan desafortunado predispone contra Teresa Forcades, pero también descalifica al propio artículo porque muestra una beligerancia y un apriorismo que casan mal con la objetividad. La comparación con Mary Poppins contribuye al menoscabo y juicios de valor como "parece seria" y "seguramente actúa con buena intención", le dan un tono que algunos lectores consideran displicente. […]

Expresiones como "afirma que se especializó en Medicina" introducen una sombra de duda, cuando es un dato comprobable, pues el currículo de Forcades es público e incluye un doctorado en Teología y un master en Salud Pública. […]

El vídeo se ha convertido en la voz disidente frente a un discurso oficial que se ha impuesto, como un pensamiento único, por encima de dudas razonables, y que ha ahogado las voces que criticaban, por alarmista y onerosa, la gestión de la pandemia. Voces también científicas […]. En todo caso, de la misma manera que no se puede desmontar un discurso oficial mezclando datos ciertos con especulaciones, el periodismo riguroso tampoco puede desmontar supuestos bulos con descalificaciones. Para defender la verdad, no bastan las buenas intenciones.
No hay más preguntas, su señoría. Gracias, Defensora y MB*.

Posdata para los piratas de Periodismo Digital: la etiqueta Periodismo de sospecha no es de uno. Es de El País. Vean referencia acá abajo.

El País y el periodismo de sospecha en Paper Papers 1/11/09
Periodismo sin sospecha en El País 1/11/02