lunes, 16 de noviembre de 2009

Algoritmos y autoridad


Clay Shirky construye un sugestivo concepto (autoridad algorítmica) sobre la confiabilidad de los agregadores –no sólo de noticias– como fuente de información. Concluye:
[…] algorithmic authority handles the “Garbage In, Garbage Out” problem by accepting the garbage as an input, rather than trying to clean the data first; it provides the output to the end user without any human supervisor checking it at the penultimate step; and these processes are eroding the previous institutional monopoly on the kind of authority we are used to in a number of public spheres, including the sphere of news.
Algunas preguntas: ¿En qué posición queda aquí la realidad? ¿Es todavía valioso el viejo modelo donde la autoridad se certifica según la [mejor] adecuación del intelecto a la realidad? ¿O la realidad es fruto de un agregado algorítimico cuya autoridad se certifica por consenso? ¿La basura (irrelevancias, errores, falsedades, impropiedades…) que procesa en el algoritmo no contamina/empobrece el resultado final y deteriora, por tanto, el resultado y vicia el consenso? ¿Qué tamaño debe tener ese consenso para ser tal? ¿La verdad algorítimica es distinta a la realidad? ¿Mejor que la realidad? ¿Peor? Etc.

Sí, ya sé. Esto es muy duro para un lunes por la mañana. Pero es importante. ¿Será noticia aquello que consensuamos que lo es, al margen de su verdad, de su adecuación a la realidad? Vaya. Sospecho que esta es la mejor manera de no enterarse de nada y de debilitar a la ciudadanía poniéndola en manos de los fabricantes de consenso social.

Mil consensos no confieren autoridad y menos a las máquinas.

Publicar un comentario en la entrada