miércoles, 12 de mayo de 2010

Royalty

Es la portada de la edición alemana de Vogue. Me gustaría conocer la historia porque supongo que Anna Wintour jamás cometería semejante lugar común gráfico. Ya se ve que la creatividad no es el fuerte de los editores alemanes. Para colmo ni Demi Moore ni Vanity Fair les cobrarán royalty porque las dos revistas son de Condé Nast (gracias HII).
Publicar un comentario en la entrada