lunes, 17 de mayo de 2010

Tiempo es Clarín al revés

Compré y leí Tiempo Argentino de ayer (4,50) y de hoy (2,50). No tengo ni idea de la plata que habrán gastado, pero es evidente que Sergio Szpolski no han ajustado el lápiz para invertir en el emprendimiento. Una locura en estos tiempos: si Crítica era el último diario de papel, Tiempo se cayó por el precipicio, y ni siquiera tiene web (tiene reservado tiempoargentino.net, pero ahí no hay nada todavía).

El número uno, de ayer, tiene 72 páginas (40 en el cuerpo principal, ocho en Económíco, ocho en Espectáculos y 16 en Deportivo). La revista dominical se llama Punto.dom y lleva 68 páginas, contando las tapas. Hoy viene con 32 + 8 + 16 = 56 (no hay Económico).

Parece evidente la intención de robarle lectores a Clarín. Es igual, pero al revés (le hubieran puesto Rincla: lo voy a registar).

No se imitan los diarios con diseño ni se engaña a nadie con la cosmética. A Tiempo se le ve demasiado el plumero kirchnerista y la intención de venderle al poder un modelo Clarín.

Si Clarín pierde lectores por su falta de equilibrio Tiempo no los conseguirá por la misma razón, pero sobre todo por su escaso periodismo. Cae en el error de Página 12 y de la izquierda intelectual argentina: mucha opinión y poca información. Ecuación perfecta para Szpolski, que ya debe saber que la opinión es barata y la información cara (Andrew Mango). En el primer número casi agotan todo el arco kirchnerista, hasta Florencia Peña, que escribe una columna con el discurso de Aníbal Fernández.

Para mantener un diario con esa paginación hace falta mucha plata y por tanto muchos lectores primero y después mucha publicidad. No se consiguen lectores escondiendo la corrupción del poder. Mucho menos con opinión (¡si lo sabrá Fontevecchia!) y todavía menos si es a favor del gobierno. Pero ese no es el negocio de Szposki, sino la prensa proveedora del poder (PPP).

Buena idea: el excelente sistema editorial Woodwing que ya usara Crítica y que está instalado en La Mañana de Neuquén y en Uno de Mendoza.

No cuento los errores, habituales en los primeros números. Pero sí la pésima infografía: otra diferencia de periodismo y hasta con el look con Clarín.

Y un detalle, para los que coleccionamos estas cosas: el Jefe de Cierre se llama Mario De la Llave.

En breve subo fotos (no encuentro el cable para pasarlas)

Comentarios o noticias en La Nación ¡de Chile!, PELM. Contexto en La Nación de Buenos Aires y Clarín. Diario sobre diarios lleva apenas un suelto con lo que ya sabemos.

9 comentarios:

Anónimo dijo...

con opinión no se consiguen lectores? Una afirmación cuando menos temereraria.
En el diario en el que trabajo, El País de Uruguay, hace tiempo nos vienen con la misma cosa, y sin embargo el año pasado en la versión online (que se supone el leida por gente más joven y despolitizada) de las 5 notas más leídas del año, 3 eran de la página de opinión.
En este laburo no hay verdades absolutas.

GP dijo...

Si no soy temerario en mi propio blog...

Muchas gracias igual. Pero es una verdad absoluta que en este laburo no hay verdades absolutas.

Otra cosa: El País tiene buen periodismo. Te aseguro que solo con opinión no trabajarías ahí porque no existiría el diario.

bloody mary dijo...

queremos ver las fotos!!!

Nauta Cousteau dijo...

Cómo te jode que la gente que, según vos porque no leí el diaro, piensa como los K abran medios de información y opinión. La soberbia de tu exposición pretende dar cátedra sobre cómo se debe hacer una diario y esa evidencia te quita seriedad. Espero ansioso que descubras que lo garpan con el dinero de todos los argentinos como el fútbol para todos.
Por mas feo que me contestes te voy a seguir igual, la diversidad es néctar y ambrosía.

GP dijo...

Creo que no entiendo bien lo que tengo que descubrir, Nauta.

Nauta Cousteau dijo...

jajaja!!! sos un personaje.

GP dijo...

La otra es que le vaya bien a Szposlki y dentro de 50 años sean la familia propietaria del monopolio de medios en la Unasur y sus nietos, adoptados en Haití, se peleen a muerte con el poder instalado en Brasilia.

Anónimo dijo...

Es cierto Tiempo es una imitación de Clarin, llevado a un extremo que pueden "chocar" en cualquier momento. Copia los encabezados de página; a los periodistas se les agregó su dirección de mail igualito que en Clarin,la contratapa es la mitad parecida a Clarín con algo de Perfil. Los suplementos copias de los demás. Poco original. Mucha guita gastada, gracias a las arcas de la Casa Rosada, que le sigue dando guita a este multimedios, cercano cada vez más a un monopolio estatal donde casualmente escriben VhMorales (quien combate al otro multimedios) y Florencia Peña (quien se queja del otro multimedios y ni siquiera supo lo que era un monopolio cuando se lo preguntaron) Ya se supo que hay preocupación en los escritorios de la calle Uriarte por la abrupta caída en ventas de una semana solamente. Para eso, hubieran puesto más energía en el otro diario de Szpolsky, de circulación gratuita. Ahí se ve quién puede llegar a bancar semejante proyecto, teniendo en cuenta que los diarios en papel cada vez tienen menos venta...

GP dijo...

Gracias Anónimo.

¿Tenés datos de ventas de Tiempo Argentino?