jueves, 13 de mayo de 2010

Nada, que no aprenden


Vistos de lejos, los quioscos británicos parece que llevan tres o cuatro días vendiendo el mismo diario con distintas cabeceras y tamaños.

¿Lo de The Independent de hoy es patético o es que está uno de mal humor esta mañana?

Hablando del Indy y de The Guardian y de The Observer: sus endorsements a Clegg, que ha votado tácticamente por los Tories, ¿se han transformado ahora en un apoyo a Cameron? Menos mal que los lectores votan lo que les da la gana, porque es como para reclamar daños y perjuicios. ¿Por qué no abandonan esas ridículas ceremonias de apoyo a un candidato, que son un residuo rancio del pasado? Comprometen su credibilidad por un ritual que a nadie importa y que trae resultados como éste. Que hagan como tantos diarios españoles: no publican su endorsement, sino que lo ejercen a diario. A veces a costa incluso de la información y de la gente. Hechos, no endorsements.

Greenslade resume la cobertura.
Publicar un comentario en la entrada