jueves, 27 de mayo de 2010

Cómo hundir los diarios: escondiendo la noticia


El Gobierno de España se juega hoy la vida en el Congreso de los Diputados, donde un solo voto le separa de aprobar o no el Plan de Ajuste Económico que han exigido a España la Unión Europea, Barack Obama, Wen Jiabao y el sentido común. Se ha dicho, con razón, que esta sesión es una moción de censura sin candidato. Si el Gobierno pierde la votación, pierde el país. Hasta han traído a un diputado del hospital donde convalecía para que vote.

Es la votación más importante de la legislatura y están pendientes de ella en toda Europa, los mercados, etc. Todos nosotros.

Nada de esto aparece hoy en las portadas/tapas de los diarios gubernamentales españoles, que se dedican a un asunto grave pero que lleva ya meses en cartel y que durará aún unos cuantos meses más: la [cada vez menos] presunta financiación ilegal del mayor partido de la oposición. Claro, los otros diarios –salvo la derecha freak– se dan un festín con el trance del Gobierno, en medio del jujú-jajá en que se ha convertido buena parte del periodismo político español.

¿Pretenden tapar el sol con el dedo? ¿Creen que la gente es idiota? A uno le parece que no hay peor desprecio profesional que ocultar lo que está a la vista de todos. Parece que hemos llegado a un punto donde no importa qué pasa sino lo que queremos que crean que pasa. Ni siquiera es otro relato sobre los mismos hechos. Directamente, ni aparecen esos hechos. Uno que leyera esas portadas se despertaría hoy pensando que los trajes del señor Camps son lo decisivo del día. Mentira.

¿Qué sentido tiene hacer diarios así? ¿No es profesionalmente frustrante? ¿De verdad creen los fautores de esas portadas/tapas que el caso Gürtel es lo más notable de ayer y de hoy? Por favor.

Si quieren leer crónica política saludable lean, al menos, este blog y si quieren contrastar la miseria informativa de los diarios de la capital española, lean este otro.
Publicar un comentario en la entrada