miércoles, 21 de marzo de 2012

Le adivinamos la portada a El Periódico

Confieso que me he convertido a la causa del periodismo ciudadano, las redacciones distribuídas y la sociedad informándose a sí misma a través de "actos casuales/aleatorios de periodismo". Sí, amigas y amigos. ¡He visto la luz! Todo eso existe y ha venido para salvarnos de las garras del monopolio capitalista, patriarcal y excluyente encarnado en el sistema tradicional de medios. Ayer, sin ir más lejos, tras el partido FC Barcelona-Granada CF (5 a 2 para el Barça), se produjo/eron este/os acto/s aleatorio/s de periodismo/s en Una Conocida Red Social (no digo el nombre para no hacerle el juego Al Sistema, ya sabe):


Creo que se entiende, pero por si sólo habla español, ahí va: "¿cuántas portadas colgarás mañana en PaperPapers con el juego de palabras "Messi, el César"? ¿Proponemos alternativas preventivas?" Ahí intervinieron inmediatamente "Per a bons patricis" y uno mismo (primero fue él, por segundos) con el titular que unas dos horas más tarde decidirían estampar en la primera de El Periódico:


¿Lo ve? Unos ciudadanos relajados y en interacción con las redes sociales sacaron la portada/tapa antes que los profesionales; que esos profesionales, al menos. Esto puede ser gustar o no, pero ahí está: la sociedad se informa a sí misma mejor que bajo la intermediación del complejo militar-periodístico. De la cosa fuimos avisados por otro ciudadano inclusivo:


Ocurre que mi furor ciudadano ha durado el tiempo que he tardado en ver la portada/tapa de Olé, hoy convertido en Culé (que es como llaman a los del Barça, lo mismo que "merengones" a los del Madrid, "bosteros" a los de Boca, "bolsos" a los de Nacional, "pó de arroz" a los del São Paulo, etcétera):



¡Qué grandes! Lo tiene todo. Ni título le pusieron (ni falta que hace). Hoy no vienen acá las portadas/tapas de los deportivos de Madrid y Barcelona porque son tan mediocres… Ya no se sabe qué más argumento tiene que darles el futbol para que hagan primeras vibrantes y a la altura de los acontecimientos. Gracias, Olé. Una vez más.
Publicar un comentario en la entrada