miércoles, 13 de julio de 2011

Proxenetismo y libertad de expresión (2)

1. La prostitución es una actividad lícita. Tiene razón el diario Río Negro (General Roca, provincia de Río Negro, en la Patagonia argentina) cuando basa el amparo en esa condición para ofrecer publicidad a prostitutas. Pero aunque sea lícita, es una actividad que nadie quiere; ejercida por necesidad, casi siempre desesperada, en un ambiente sórdido y muchas veces peligroso. Por esa y por otras razones, llamar prostituta a una mujer es un grave insulto para ella o para sus hijos. El proxenetismo, en cambio, es un delito, por tanto debe evitarse toda publicidad que promueva ese negocio.

2. Me parece una exageración que Río Negro publique en tapa y como título principal semejante amparo. Un recurso judicial que solo interesa a la empresa editora y a su cuenta de resultados (unos USD 240.000 al año solo por estos avisos).

3. No tiene nada que ver la libertad de prensa. Esto es libertad de comercio, también amparada por la Constitución Nacional.

4. El decreto de la Presidente argentina no tiene como intención principal terminar con el flagelo de la trata de personas. Va contra un negocio de Clarín en su afán de atacar todos los flancos posibles del grupo que hoy aparece como el principal enemigo del poder político nacional (la recaudación por estos anuncios es bastante más de los USD 2.313.000 que calcula Perfil en la nota del enlace).

5. Es evidente que los anuncios de ofertas de prostitutas favorecen el negocio de los proxenetas y los traficantes de personas, igual que la venta de celulares usados favorece el robo de esos teléfonos (hay mil ejemplos más).

6. Esos anuncios son lícitos, pero denigran a la mujer y ofenden la sensibilidad de muchas personas, especialmente de los menores.

7. No encuentro motivos lógicos ni éticos para permitir esos anuncios en prensa de información general y mucho menos en un periódico que se precia de serio y que pretende fomentar valores en sus lectores.

8. Otros diarios (como estos de la Argentina, o este y este otro de España) han dado ejemplo de coherencia entre su línea editorial y su política comercial.
Publicar un comentario en la entrada