sábado, 16 de julio de 2011

A lo hecho, pecho


Costó, pero Rebekah Brooks terminó en la calle, que era lo que todo el mundo esperaba, empezado por los empleados intoxicados de News International. Todo hace suponer que fue Elizabet Murdoch la que se puso firme y le pidió la cabeza a su valedor, don Rupert, su padre.
Publicar un comentario en la entrada