jueves, 4 de febrero de 2010

Es para cabrearse

Quería titular este post Colorín colorado, pero es demasiado politiquero y aquí sólo se habla de periodismo.

Hablemos de ello, pues. Los diarios (y detrás las radios, las teles y las webs… como siempre) hacen hoy lo que debían haber hecho hace más de un año, cuando este Gobierno y la mayoría de los Powers That Be (estos bancos, estas patronales, estos sindicatos, estas cámaras de comercio, estas escuelas de negocios, estos intelectuales…) se dedicaban a silbar y mirar al techo mientras sabían que la crisis –esta crisis– llegaba. Unos por interés bastardo, otros por miedo, otros por incompetencia, otros porque el sectarismo è duro a morire. Otros por todo junto.


Aún hoy algún comentarista mantiene esa inercia de establishment en la columna que publica en un diario global e insiste en que todo es externo, en que el Gobierno no podía hacer nada. Vaya.

¿Cómo tan de repente se han dado cuenta de que el rey está desnudo? ¿O lo sabían y lo han venido tapando y disimulando unos, exagerando e hinchando otros y todos haciéndolo increíble? Qué pena. Luego dirán que el pescado es caro y que la gente ya no confía en los medios. Pues claro. ¿Qué quieren que hagan? ¿Besarles?
Publicar un comentario en la entrada