miércoles, 17 de febrero de 2010

Nosotros nos equivocamos a cada rato

No era rediseño. Nadie lo contrató ni lo pagó. Me equivoqué, pero con fundamento y tal como lo dijeron Marcos Roca y TP en los comentarios al post de ayer. Era un fake de Caras, Cosas, ¡Hola! o quién sabe qué revista del corazón.

Imposible saberlo. No tienen ni pizca de la imaginación de Jorge Lanata y Román Lejmtan, que le cambiaban el nombre a la cabecera o sacaban el diario en papel amarillo. Quizá la razón de conservar el nombre se deba a que cuando Lanata le cambiaba el nombre los anunciantes no pagaban la publicidad porque que habían contratado en Página 12 y no en Amarillo 12, Clarin 12 u Oficial 12.

No es excusa: hoy tienen asegurada la publicidad aunque publiquen el diario en polaco y no vendan ni un solo ejemplar.
Publicar un comentario en la entrada