lunes, 1 de febrero de 2010

Tomás Eloy Martínez (1934-2010)

Queda de él lo que quería dejar: el periodismo, los textos, la letra. Eso ya no nos lo pueden quitar. Letra como esta, que ha inspirado a Esta Casa desde su primer día:
De todas las vocaciones del hombre, el periodismo es aquella en la que hay menos lugar para las verdades absolutas. La llama sagrada del periodismo es la duda, la verificación de los datos, la interrogación constante. Allí donde los documentos parecen instalar una certeza, el periodismo instala siempre una pregunta. Preguntar, indagar, conocer, dudar, confirmar cien veces antes de informar: esos son los verbos capitales de la profesión más arriesgada y más apasionante del mundo.

Un periodista que conoce a su lector jamás se exhibe. Establece con él, desde el principio, lo que yo llamaría un pacto de fidelidades: fidelidad a la propia conciencia y fidelidad a la verdad. A la avidez de conocimiento del lector no se la sacia con el escándalo sino con la investigación honesta; no se la aplaca con golpes de efecto sino con la narración de cada hecho dentro de su contexto y de sus antecedentes. Al lector no se lo distrae con fuegos de artificio o con denuncias estrepitosas que se desvanecen al día siguiente, sino que se lo respeta con la información precisa. Cada vez que un periodista arroja leña en el fuego fatuo del escándalo está apagando con cenizas el fuego genuino de la información. El periodismo no es un circo para exhibirse, sino un instrumento para pensar, para crear, para ayudar al hombre en su eterno combate por una vida más digna y menos injusta.

El periodismo nació para contar historias, y parte de ese impulso inicial que era su razón de ser y su fundamento se ha perdido ahora. Dar una noticia y contar una historia no son sentencias tan ajenas como podría parecer a primera vista. Por lo contrario: en la mayoría de los casos, son dos movimientos de una misma sinfonía.

El lenguaje del periodismo futuro no es una simple cuestión de oficio o un desafío estético. Es, ante todo, una solución ética. Según esa ética, el periodista no es un agente pasivo que observa la realidad y la comunica; no es una mera polea de transmisión entre las fuentes y el lector sino, ante todo, una voz a través de la cual se puede pensar la realidad, reconocer las emociones y las tensiones secretas de la realidad, entender el por qué y el para qué y el cómo de las cosas con el deslumbramiento de quien las está viendo por primera vez.

Una curiosidad personal: a Tomás Eloy Martínez le conocí tras leer el Manual de Estilo y Redacción del Diario de Caracas que me proporcionó la sin par MED*. Una joya que en 20 páginas explica todo lo que el periodismo debe ser y cómo se hace –se da por supuesta alguna formación específica. Pregunté quién lo había escrito. "Tomás Eloy, Terragno y los argentinos", respondió MED*. Lo compuso durante su exilio en Caracas, con otros colegas & compatriotas. El Diario de esa época, de cuando lo tenía Granier, es de lo mejor que se ha hecho en el periodismo latinoamericano. Sólo me faltó saber que estuvo en el equipo de Página/12 cuando ese diario era un diario. Luego ya leí los libros, las columnas, toda la cosa.

Gracias a @rmoreno
Foto: Marco Peláez/La Jornada

Tomás Eloy en La Nación, donde colaboraba. Buen despliegue.
Publicar un comentario en la entrada