domingo, 16 de enero de 2011

El periodismo y el poder según Lanata


Lean entera la entrevista de Any Ventura a Jorge Lanata en la revista de La Nación de Buenos Aires de hoy. Está la definición de periodismo y del negocio del periodismo. Excelente descripción de las relaciones del periodismo y el poder y de...

Horacio Verbitsky
es más político que periodista. Siempre tuve una relación difícil con él. Yo soy más periodista que político, me interesan otras cosas en la vida. Yo nunca hubiera sido "monto"; las diferencias que yo tengo con toda la cosa armada son muchísimas. Me acuerdo de que al comienzo de Página, le decíamos que sus notas eran largas. Y no hay nada peor que una nota larga. E incluso más, habría que buscar en los archivos, pero había notas de Verbitsky hablando bien de Menem que no se cortaron, y que salieron publicadas. Si vos ahora me preguntás si lo leo, te digo sí, pero no lo leo como periodista, sino cuando quiero saber qué piensa un sector del cristinismo
Diego Gvritz
está haciendo plata. Ok, que haga su negocio, no me importa. Gvirtz ha estado acá varias veces ofreciéndome laburo. Varios años, me ha venido a ver hasta acá para decirme: Vamos a Buenos Aires a hacer tal cosa y tal otra. Y yo sé que lo está haciendo por guita.
Orlando Barone
me dieron ganas de ir y cagarlo a trompadas
Jacobo Timerman
Con Jacobo tenía una relación difícil, porque tuve la suerte de me fuera bien en el momento en que a él le iba mal: él fracasa con La Razón el mismo año en que yo hago Página 12. Por un lado, no se lo bancaba y, por otro lado, me quería. El tenía todo: chapa, edificios, rotativas, y yo no era nadie, tenía veintiséis años. Jacobo tuvo que ver con una Argentina de una época. Y fue un tipo que resultó muy susceptible a los lobbies, que laburó para los milicos, que creó el mismo monstruo que después se lo comió. Murió aislado y solo, acá en Punta del Este.
Víctor Hugo Morales
Me parece muy triste lo que pasó con Víctor Hugo. Está obnubilado por Clarín. Creo que incluso para odiar tenés que poder evaluar. Si el odio te supera hasta punto tal que te impide darte cuenta de dónde estás, no sirve. La sensación que da es la de una impotencia y un odio tan grandes que te preguntás: ¿qué le hicieron? Yo me he peleado mucho con Clarín. Pero no los odio.
Carlos Menem, Néstor Kirchner y Cristina Fernández
en un punto son iguales. Esos tipos están haciendo su negocio de poder. En el fondo, me parecen pobres tipos. Ni siquiera me inspiran respeto intelectual ni nada. Son bastante brutos.
Y mucho más...
Publicar un comentario en la entrada