viernes, 7 de enero de 2011

Diez maneras de terminar y/o comenzar el año en portada/tapa

Clásica con sus variantes: lo bueno a un lado o arriba y lo malo a otro o debajo; cómo fue tal asunto en 2010 y cuál será su pronóstico para 2011, etcétera:



Clásica, variante "social media", con nube de tags inventada y completa y facón de regalo:


Portada de pronóstico reservado también conocida como Nadar-Y-Guardar-La-Ropa o Mala Onda:


Pesimista, onda autoflagelación iraní, aquí no estamos para bromas, salimos de Guatemala para entrar en Guatepeor… Son tres diarios mexicanos del mismo día. ¿Tenían los editores de portada un tremendo bajón? ¿El México de los diarios es un alien de papel que nada tiene que ver con el país real? ¿Aumentó el número de depresiones entre lectores de prensa ese día? ¿Se vendió algún diario?:


Optimista, entramos en Guatemejor o Guatemala, país al que pertenecen estas portadas/tapas. Hay que ver lo que cambia el ánimo estar unos kilómetros más abajo:


Plus Ultra: con mensaje de autoestima, superación y buena onda. Un poquito más al sur:


Cervecera (o Portada Belga). Optimismo a prueba de bomba –van para siete meses sin gobierno… ¡y tan a gusto! ¡En 2011 todo irá mejor! La única noticia que incluye –vean que es belga-belga– es contextual al modelo: los monjes de Rochefort aseguran que no abandonarán la producción de cerveza. Bravo.


Increíble. El Libé alemán recomienda regresar a las tradiciones de siempre –proponen hacer el belén– para soportar la ausencia de los seres queridos, la melancolía navideña, el bajón turronero, la depresión post-año nuevo, etc. Lo que me faltaba por ver. [Conste que no me fío. Sigo pensando que es una ironía que no advierto. O quizá es que estoy lleno de prejuicios y me cuesta ver que rojos y progres también tienen su corazoncito navideño. Pero no sé, no sé…]:


Verde Esperanza: Libé ofrece su anual Edición Soluciones elaborada por sus "reporteros de esperanzas". Im per di ble. No la tire aún: guárdela como antídoto del Libé des Philosophes, que suele salir al final del invierno para estropearnos la primavera. También le servirá para contrarrestar los efectos de las ediciones que The Independent pueda encargar este 2011 a Justin Bieber, Dolce & Gabbana o Joaquín Sabina. Hay que estar preparados para todo. La portada de The Guardian… Vaya. Ni los vendedores de crecepelo del Salvaje Oeste prometían tanto.




Penitencial o á la Camus. El semanario alternativo de Seattle hace recuento de sus pifias, faltas de juicio, omisiones, meteduras de pata y salidas de tono en una colosal fe de erratas (esta tapa via Guerra Eterna, que me inspiró el resto de la entrada. Gracias por eso).

Publicar un comentario en la entrada