martes, 8 de marzo de 2011

La Mujer Trabajadora merece mucho más

Hoy es el Día de la Mujer Trabajadora. Uno no entiende bien si es que hay mujeres no trabajadoras que, por tanto, no merecen ser celebradas o cómo es la cosa, pero tá. La intención es lo que cuenta, etc. Los diarios del mundo mundial celebran esta jornada como siempre: haciendo listas. Las Más Influyentes. Las Más Ejemplares. Las Más Más. Y así.



Es un viejo truco de las revistas, ese mismo que ha empleado Tina Brown para su portada/tapa del nuevo Newsweek. Viejo, rancio y mohoso. A uno, las mujeres en general y las trabajadoras en particular le merecen mucho más respeto. ¿Por qué la clasificación anual de Las Más Elegantes de ¡Hola!, o Las Más Sexys de FHM, por ejemplo, son peores o mejores que esas otras? Elaborar una clasificación ¿no es otro modo de tratarlas como trastos? Eso hace la publicidad. ¡Ah, la publicidad! Todos y todas reclaman más lugar –la paridad– para ellas en consejos de administración, gobiernos y otras canonjías. Y ninguno y ninguna dicen nada del sector que más ha contribuido a brutalizar a las mujeres –y a los hombres. Por ejemplo.

Pero no hay que ser rencoroso. Este año está el lío del mundo árabe, la crisis financiera y el calentamiento global, todos ellos asuntos que distraen, tapan o rebajan el Día de la Mujer Trabajadora. Por esta vez, pase. Se lo perdonamos. Pero, mis queridas, desde hoy hasta el próximo 8 de marzo, la prensa tiene un año de tiempo para pensar algo diferente a la misma mismidad de cada año, la mesmice, que dicen el Brasil. Si en 2012 no logran festejar a la Mujer Trabajadora como merece, hágannos un favor: no joroben más y dejen esas celebraciones a El Corte Inglés. Esos sí que saben.
Publicar un comentario en la entrada