miércoles, 25 de marzo de 2009

¿Qué me pasa doctor?

El Col·legi de Periodistes de Catalunya (CPC) celebra una Mesa Sectorial sobre la crisis de la prensa. Para hacer presente a representantes de editoras, sindicatos, universidades, Administración pública y expertos varios que no estamos en una mala un poco más larga sino ante un cambio epocale. Y que las medidas que tomen deben estar a la altura. Muy bien.

Vamos por la pendiente. No se enteran de nada. Con esa mentalidad antigua y gremial no la levantamos. Son comentarios recogidos entre algunos asistentes. Bueeeeeeno. No pasa nada, es la primera reunión. Es normal. Hace años que no nos enteramos (¡Ganábamos Tanto Dinero! ¡Éramos tan poderosos!) que costará un poco vencer esa inercia.

Por lo menos se apeló al sentido común, que siempre es un paso adelante. Algunos fragmentos en cursiva de la nota del CPC:

:: […] reivindicar el paper de la premsa escrita com a motor del periodisme de qualitat, imprescindible en una democràcia.

Pero a continuación ya estamos en lo de siempre:

:: […] la premsa escrita ha de seguir liderant la informació de qualitat i que ho ha de fer també dins de la Xarxa, com un referent de credibilitat i veracitat. La funció social de la premsa i la profunda crisis que pateix, justifica la demanda d’ajudes públiques, que haurien d’anar lligades a plans de modernització de les empreses. Aquestes ajudes públiques han de ser compatibles amb la independència de la premsa escrita, tal i com passa en d’altres països europeus. [Los subrayados son míos]

Wishful thinking. Mientras hacemos estos brindis al sol cierran periódicos, se despiden o se retiran buenos periodistas, se liquidan informativos en radios y teles.

Y además, no, no y no. Nada de ayudas públicas. A no ser que evaluemos antes a los administradores de estas empresas, que sólo recuerdan su función social cuando pierden dinero. Hagámoslo antes de que malgasten el dinero de todos en nombre de la democracia y la libertad.

Más: ¿qué país europeo compatibiliza las ayudas a los medios con su independencia? No busquen, ya se lo digo yo: ninguno. Cierto, en algunos países el verbo compatibilizar tiene significados –y calibres– distintos. Extremos aparte, sabemos que los políticos, hasta hoy, se las cobran todas. Y algunos periodistas se corrompen o se malacostumbran. ¿Por qué mañana habría de ser diferente?

Y qué carajo. La independencia, por definición, no es compatible.

Miren qué se les ocurre para salvar este pilar de la democracia y "garantizar un público lector de contenidos de calidad": fomentar la lectura de la premsa a les escoles i d’aquesta manera formar futurs lectors amb esperit crític.

Digo: ¿no debemos los medios recuperar sentido crítico? Digo, para hacer mejor periodismo... ¿O es que ya damos por hecho que ya lo practicamos? A ver si nos encontraremos con unos medios tan mansos y unos lectores tan críticos que acabarán pegando fuego a la tienda y persiguiéndonos con palos por los túneles del metro.

De todo esto ¿no se podían haber ocupado antes y mejor? Sí, ya lo procuraron con aquel programa prensa-escuela cuya finalidad era vender ejemplares en bloque a las escuelas para hinchar las cifras de difusión. Aquí ya lo advertimos hace rato.

¿No es tarde? En Catalunya van tres reformas educativas en 10 años en las que se beneficia todo lo contrario a la lectura –y no digamos al espíritu crítico. Los diarios, al respecto, mutis –debe ser el espíritu crítico. Entonces… esos editoriales y artículos pomposos sobre la carrera nuclear y el sida en África, todas esas páginas sobre el tiempo libre de los políticos y las/los vedetes... ¿Eso es lo que deben leer en las escuelas? (¡Save The Children!)

En serio: si la ciudadanía adulta no compra diarios… es el fin. Aceptémoslo deportivamente. Ellos eran el motivo de existir de los diarios ¿recuerdan? (¡Hola! ¿Hay Alguien Ahí?). Cuando han comenzado a dudar de nuestras intenciones y ha aparecido una alternativa para informarse… adiós. No se puede engañar a todo el mundo todo el tiempo.

En fin. Sólo al final del comunicado regresa el sentido común:

:: […] la sortida de la crisi passa per conservar el pes dels periodistes, […] els periodistes critiquen que es recorri a les solucions més simples, com la reducció de les plantilles de professionals, […] prescindint dels periodistes més veterans, […] un error perquè significa una pèrdua de talent i d’experiència.

:: […] la necessitat d’un pacte d’editors per afrontar aspectes claus com les polítiques de promocions o les xarxes de distribució.

Eso. Hablen de lo que importa: salvar al periodismo –o sea, salvar a los periodistas, a los de verdad– y no de salvar a los actuales medios o a las editoras. Otras vendrán. No nos quedaremos sin periodismo –la gente no es burra.

Clic >> la nota / el manifiesto / el lloro

[La ilustración la envía N* desde Zagreb: gracias]

Nos irá mejor con menos talento en Paper Papers 18/11/08
Ciegos y sordos en Paper Papers 26/07/08

1 comentario:

GP dijo...

¡con perdón de los burros!