miércoles, 13 de agosto de 2008

La SIP aspira

Durante la pasada Asamblea General de la Sociedad Interamericana de la Prensa en Miami se determinó que el borrador de la Declaración de valores, sería revisado y enviado a los miembros de la SIP para su aprobación en la próxima reunión de Madrid del 3 al 7 de octubre. El borrador fue elaborado por un comité ad hoc constituido como resultado de la Conferencia Hemisférica sobre Valores Periodísticos en el Siglo XXI reunida en noviembre del 2006.

La Carta de Aspiraciones establece un sistema de lineamientos que complementará la Declaración de Chapultepec de 1994. La versión en español del documento de trabajo fue aprobada durante la reunión del 18 de julio en Miami. La versión en inglés fue preparada por un traductor profesional, encargado de llevar al inglés las obras de la escritora chilena Isabel Allende. El documento en ambos idiomas formará parte del Orden del Día en la asamblea de Madrid. La versión en portugués será traducida después de la aprobación por los delegados durante la asamblea.

La SIP aspira a que esos lineamientos puedan servir como guía para la práctica periodística y reconoce el derecho de cada medio de comunicación a establecer su propia normativa ética.

Sigue la Carta de Aspiraciones que la SIP envió a todos sus asociados para su discusión y aprobación en Madrid:

Es tarea del periodismo buscar y difundir informaciones, ideas y opiniones en uso de la libertad de expresión. Con ello contribuye a que cada ciudadano ejerza en plenitud esa libertad y su derecho a la información, imprescindible para la toma de decisiones: desde las que atañen al ejercicio de su soberanía ciudadana hasta las que le permitan alcanzar una vida plena acorde con sus deseos y legítimas ambiciones.

Para cumplir con su objetivo a plenitud, la prensa debe contar con todas las garantías para recoger y divulgar las noticias libremente. Un Poder Judicial independiente que asegure el respeto a los derechos inherentes a la persona humana y garantice la vigencia de las instituciones democráticas es esencial a esos efectos. En consecuencia, es propio de la prensa promover los valores de la democracia y defender la libertad de expresión, afirmando el derecho de cada uno a expresarse en libertad sin temor a represalias de ningún tipo, cualquiera sea su origen.

La efectividad de la tarea periodística estará determinada por el nivel de confianza y respaldo de los lectores, que constituyen el máximo tribunal. Ganar esa credibilidad es un compromiso para la prensa y la obliga al mayor nivel de transparencia y de honestidad profesional. Todo ello debe primar al momento de decidir qué informar y la prensa debe ser rigurosa en los estándares de verificación a utilizar. Nunca debe publicar algo que sabe que es inexacto, de la misma manera que no puede caer en la deshonestidad de difundir una información como propia y original, cuando se trata del trabajo ajeno.

La prensa debe reconocer en tiempo y forma sus errores en la descripción de hechos y debe estar dispuesta a publicar información y análisis críticos acerca del periodismo. Las opiniones que expresen discrepancias con los puntos de vista de un periodista o de una empresa editorial y también los hechos que pueden dañar sus propios intereses deben difundirse, siempre que se ajusten a los mismos criterios aplicados a otras noticias: interés público y exactitud.

Los editores deben brindar a las personas e instituciones implicadas en las noticias la oportunidad de manifestar su versión de los hechos, en aras de acercarse lo más posible a la verdad y garantizar la pluralidad y diversidad. Un mismo acontecimiento puede considerarse o interpretarse de diversas maneras. La prensa sirve al público más y mejor al presentar una rica variedad de puntos de vista y recurrir siempre al mayor número de fuentes informativas, incluso hasta aquellas que se pretenda ignorar u ocultar.

Es indispensable, para que el público tome conciencia de ello, diferenciar claramente lo que es publicidad, lo que es información y lo que es opinión. La prensa y los periodistas deben evitar conflictos de interés ya sean políticos, financieros o de otra naturaleza. Deben cuidar incluso los casos en que el conflicto sea tan solo aparente y, cuando el conflicto exista y sea inevitable, deben hacerlo público e impedir que afecte los criterios periodísticos.

Consultar el mayor número de fuentes e identificarlas en las informaciones contribuye a la transparencia y enriquece la credibilidad de la prensa. Excepcionalmente, hay noticias que requieren el anonimato de las fuentes, aunque este instrumento jamás debe manejarse con ligereza. Habrá de recurrirse al anonimato para proteger las fuentes de represalias o evitar limitaciones a la información, cuando ésta no pueda obtenerse de otra forma.

La prensa, dada la tarea que desempeña, no puede renunciar a la difusión de asuntos que hacen al interés público y al bien común, pero debe cuidarse de no lesionar innecesariamente a personas e instituciones, asegurando siempre el supremo derecho de los ciudadanos a recibir información.

1 comentario:

Aypod dijo...

Les dejo esta noticia: El diario La Capital (Rosario)suspendió la posibilidad de publicar comentarios en sus notas:http://www.lacapital.com.ar/contenidos/2008/08/28/noticia_0039.html
Saludos, valentina