jueves, 7 de agosto de 2008

Distracciones fatales

Pasa en todo el mundo, pero especialmente en los diarios. Es el caso del gerente que se queda con la mitad o con toda la empresa mientras los dueños están concentrados en su deporte favorito y confiados en la habilidad superlativa de su administrador infiel: podría nombrar hasta diez casos en la historia de los diarios argentinos. Y debe haber muchos más en el mundo.

Pero no solo es cuestión de deporte, de distracciones o de la confianza que mata al hombre. Muchos diarios, pero especialmente los serios o de calidad, se enredan en las cuestiones de la política y se olvidan de los gustos de los lectores. Hacen el periódico más en función de los poderes que de las audiencias y un buen día caen en la cuenta de que su público se ha mudado a otro lado, harto y aburrido de la misma monserga de siempre.

Me lo decía hoy un taxista de Guayaquil: no le interesa lo más mínimo el debate sobre la nueva constitución que inunda las páginas de los periódicos serios del Ecuador. Solo sabe que va a votar por el NO en el próximo referéndum para aprobar o rechazar la nueva constitución. Pero lo que le molesta no es ni una coma de la ley, está podrido porque cada día la vida está más cara.

2 comentarios:

asv dijo...

Estimado Gonzalo
Aprovecho que está o ha estado en Ecuador recientemente para preguntarle su opinión. Hace poco estuve allí, justo después de todos los acontecimientos relacionados a la toma de dos canales de televisión por parte de la AGD con dedicatoria del gobierno. Se ha hablado mucho de restricción de la libertad de prensa. Al estar estos canales controlados por el gobierno, se alegaba que los periodistas no podrían dar su opinión libremente. Un periodista (y profesor de periodistas) con quien conversé me comentó que estaba en desacuerdo con estos comentarios, porque en primer lugar, un periodista nunca debe dar su opinión, y en segundo lugar porque (lo digo con mis palabras) de todas maneras, el periodista siempre está sujeto a lo que los dueños de los medios tengan como línea y los intereses qué están en juego en su negocio.
Esto me confundió un poco. Qué opina Ud, sobre la libertad de prensa en Ecuador?
Gracias
Angie

GP dijo...

Gracias Angie por tu comentario.

Hay medios independientes y medios del gobierno. Los del gobierno son propaganda política y los privados afines al poder son proveedores del gobierno. No me gustaría trabajar en ninguno de ellos, pero entiendo que también hay que darle de comer a los hijos...

Lo que NUNCA puede hacer un periodista, es no respetar la realidad: decir que un funcionario es honesto cuando es corrupto. Callar cuando hay que denunciar. Mentir con las encuestas. Servir a un proyecto despótico. De ahí no se vuelve.

En Ecuador hay libertad de prensa porque se puede decir lo que uno quiere. El problema -en Ecuador, en la Argentina, en Venezuela- son las consecuencias de esa libertad, que se vuelven terribles cuando hay inseguridad jurídica derivada de la poca independencia de la Justicia. Los que se animan a corres esos riesgos, son más libres que nadie y tienen su conciencia tranquila, aunque se vuelvan pobres, pero vale la pena.