miércoles, 4 de enero de 2012

Otra vez el suicidio


Ya saben que cierra Público de Madrid. Bueno, ha solicitado el concurso voluntario de acreedores, pero sabemos que no va a durar mucho más desde que Rodríguez Zapatero perdió las elecciones. Jaume Roures (arriba) no lo mantendrá sin las contraprestaciones que el poder de Zapatero le garantizaba. También cerró el gratuito ADN, de editorial Planeta. Hemos dicho varias veces que nadie mata a los periódicos: se suicidan.

No habla de Público ni de ADN sino de suicidios este magnífico post de David Jiménez:
Si un restaurante deja de tener clientes, se entiende que la comida o el servicio han dejado de ser buenos. Si los periódicos perdemos lectores, el problema es que nuestros clientes son unos tacaños. ¿Es posible que no les estemos dando un producto por el que crean que merece la pena rascarse el bolsillo? ¿Que mientras nos dedicábamos a analizar, valorar y criticar el trabajo de los demás (políticos, deportistas, actores…), descuidáramos hacer lo mismo con quienes teníamos más cerca, nosotros mismos?
Publicar un comentario en la entrada