martes, 3 de enero de 2012

Dos millones de usuarios únicos son menos que 56.000 abonados

Medio millón de euros de beneficios. Estos son los resultados de Mediapart, una web de información y opinión fundada en julio de 2008 por un puñado de periodistas encabezados por Edwy Plenel, ex director de Le Monde (foto).


Mediapart ha facturado este año cinco millones de euros. Tiene 56.000 abonados activos. Da trabajo a 39 personas, 27 de ellas periodistas, que viven del pago por contenidos –Mediapart no admite publicidad. La suscripción anual cuesta 90 euros, es decir 24 céntimos por día. Un diario en Francia cuesta entre 90 céntimos y un euro y medio. Haga números. Es un éxito impresionante del modelo de pago que tanto apostrofan los puretas del todo gratis, todo abierto, todo libre. Formidable.

En cambio, su principal y más antiguo rival, Rue89, fundada el 2007, confiaba en el modelo gratuito y buscaba los ingresos por la vía de la publicidad, un mensual impreso y la venta de servicios. Nada. Después de quemar tres millones de euros, hace dos semanas la compró el semanario Le Nouvel Observateur. Veremos qué puede hacer.

En fin: los dos millones de usuarios únicos de Rue89 no valen tanto como los 56.000 suscriptores de Mediapart. ¿Significa algo? ¿Suerte? ¿Azar? Ni la suerte ni el azar existen.

El grupo de Plenel lo tiene muy claro. El pago garantiza el valor y la independencia del trabajo de sus periodistas y permite configurar alrededor de la marca una comunidad de participantes muy activos y comprometidos. “Si usted quiere información de calidad –hablo de exclusivas, no de columnistas– el pago es el único modelo viable. El pago incluye en sí mismo la idea de independencia y de confianza de los lectores”, explica Plenel a Le Point.

Tiene razón. ¿Qué mejor garantía de independencia que depender sólo de los lectores? Algunos dirán que Mediapart es un fenómeno muy francés. No lo creo. Este año nacerán muchas iniciativas parecidas. Ustedes lo verán.
Publicar un comentario en la entrada