sábado, 14 de enero de 2012

Prefiero de juez al juez, no a los directores de ABC y La Razón



Una modesta proposición, a ver qué les parece: ¿nombramos magistrados a los consejos de redacción que ayer confeccionaron estas portadas [clic > amplía]? Ya. Uno también prefiere a los jueces de verdad y, además, pues bueno, es partidario de no andar haciendo juicios paralelos en los papeles. Solo lo decía para ahorrarnos el coñazo que nos dan cada vez que una sentencia no gusta a esos dos tabloides. Que también es un buen motivo. Me recontracalienta comparar la falsa indignación de esas portadas con la fría decisión de hacerlas bien amarillas, a ver si vendemos algo.

Lo que se venden es el alma.

También está la opción de hacer periodismo: explicar bien los hechos y dejar a la gente que piense lo que le dé la gana. Sí, claro. Es difícil. Hay que tener ganas de decir la verdad, trabajar, pensar… O quizá no sea tan difícil. Vea este ejemplo  [clic… etc.]:

Publicar un comentario en la entrada