lunes, 25 de abril de 2011

La noticia como conversación

Graciela Mochkofsky describe en Sala de Prensa los avatares de sus compañeros de Máster en Periodismo de la Universidad de Columbia: esos que pasaron de ser la flor y nata del periodismo mundial a vender cosméticos a domicilio. El artículo ese publicó en marzo del año pasado, pero lo veo hoy gracias a un tweet Juan Pablo Mansilla.

Graciela cita el artículo de Eric Alterman en The New Yorker de marzo de 2008 (publicado por esta casa ese mismo mes y año -ya sabe: léalo antes en Paper Papers). Esta versión es lo más cabal que se ha dicho sobre el hijo que nacerá de la cruza entre internet y los diarios:
De una elite preparada que detentaba el poder de la información y la distribuía entre un público mayormente pasivo, a una sociedad que aspira a manejar colectivamente, mediante una conversación, la distribución de la información que necesita.

4 comentarios:

Pedro Rivas Ugaz dijo...

Y me parece sintomático que Sala de Prensa, otrora referencia para encontrar este tipo de publicaciones, aún no se modernice y su lector sea incapaz de dejar comentarios a sus publicaciones =/

Eduardo Arriagada dijo...

Gonzalo: Creo que hay que meter en la ecuación el rol que los medios tradicionales han alcanzado en esa conversación social. El estudio de Yahoo Research muestra que al final estamos conversando sobre(compartiendo)la información que viene de esos periodistas "preparados". El trabajo colectivo no se hace entre una especie de democrática "wikipedia" de pares, hay nuevas élites en gran parte parecidas a la anterior. Aunque de la lógica de la imprenta (multiplicación de mensajes) pasamos a una lógica de redes sociales de conversación sobre esos mensajes, no hay un salto al vacío. Veo un reacomodo, harto incómodo quizá.

GP dijo...

Gracias Pedro, creo que deberías decírselo a ellos

Gracias Eduardo. Es verdad. Hay quienes dirigen esa conversación y hay agenda y también hay intención. Pero también hay más libertad y más posibilidades para todos.

Eduardo Arriagada dijo...

Para un cambio clave es que los receptores ya no son pasivos, conversan entre ellos, incluso a veces con las élites. También es clave que muchos de los "preparados" profesionales conversan sus pautas en estos espacios (públicos y grabables)antes de llegar a sus reuniones de pauta, hay una conversación transmedial. Pero lo más relevante, en el caso chileno, es la mucho mayor variedad y diversidad de las nuevas élites o conversadores.