lunes, 4 de abril de 2011

¿Control de calidad?

La Defensora del Lector de El País se preocupaba ayer de la publicidad en la edición digital del diario. "Los nuevos formatos publicitarios en la edición digital son considerados invasivos por algunos lectores. Ciertos anuncios chocan con los contenidos informativos", decía el subtítulo/bajada de su columna "El dilema de la publicidad".

El adjunto a la dirección responsable de los desarrollos digitales del diario explicaba en esa columna que "el digital es un mundo todavía muy inmaduro […]. Estamos buscando nuevas fórmulas para que un producto informativo que el lector recibe gratuitamente pueda ser sostenible. Como no hay estándares, puede que algunas campañas bordeen lo aceptable. Pero procuramos ejercer un control de calidad".

Todo muy bien, buenísimo, enhorabuena. Pero desde hace un rato, medianoche de acá –madrugada en Madrid– salía la portada de elpais.com con este aviso abajo a la derecha [Clic>Amplía]:


O no se procura ejercer mucho control o no estamos de acuerdo en el concepto de calidad. No se trata solo de que el anuncio considere a la mujer como un cacharro o de que se vea un trasero. Sobre todo, es una publicidad por completo engañosa, tanto como la de la pulsera Power Balance. En efecto, "ciertos anuncios chocan con los contenidos informativos". El servidor de anuncios se la está dando con queso mientras ustedes duermen, amigas y amigos de elpais.com.
Publicar un comentario en la entrada