domingo, 10 de junio de 2012

El Frankfurter Allgemeine la clava. España es "el siguiente".

"El siguiente, por favor: España", dice el titular. Debajo: "Hasta cien millardos de euros para los bancos con problemas". La foto te cuenta el resto.


Es tan sencillo… Para los alemanes, España es lo mismo que Grecia, Irlanda o Portugal. Está en la misma cola de pedigüeños y morosos. Es El Siguiente: un país que acude a ellos a pedir dinero para tapar los agujeros ocasionados por incompetencia, ignorancia, caradura o todo a la vez. A ellos no les sirve de nada que se insista, en pose hidalga y castiza, que España es diferente, que la ayuda es solo para los bancos, que no hay condiciones o que son "más favorables". Al que paga tus desaguisados todo eso le importa un rábano y tu cháchara le ocasiona risa o jaqueca. "Sí, sí. Muy bien. Firme aquí. ¡El siguiente!".

En España, en cambio, los diarios siguen obsesionados en si es un rescate o si no lo es; si es solo a la banca; si las condiciones son maravillosas; si el gobierno se comportó con bravura… si la abuela fuma o no fuma, si son galgos o podencos y todas las variantes intermedias. Lo de galgos o podencos viene de esta fabulilla de Iriarte:
Por entre unas matas, seguido de perros,
no diré corría, volaba un conejo.
De su madriguera salió un compañero y le dijo:
"Tente, amigo, ¿qué es esto?" "¿Qué ha de ser?", responde;
"sin aliento llego...; dos pícaros galgos me vienen siguiendo".
"Sí", replica el otro ,"por allí los veo, pero no son galgos".
"¿Pues qué son?" "Podencos." "¿Qué? ¿podencos dices?
Sí, como mi abuelo. Galgos y muy galgos; bien vistos los tengo."
"Son podencos, vaya, que no entiendes de eso."
"Son galgos, te digo." "Digo que podencos."
En esta disputa llegando los perros,
pillan descuidados a los dos conejos.
Los que por cuestiones de poco momento
dejan lo que importa, Llévense este ejemplo.
Ridículo. El Gobierno actuó con tanta bravura y coraje que su Presidente, Mariano Rajoy, no dio la cara ayer para anunciar que solicitaban el rescate de la banca. Ha debido convocar hoy a las 11 de la mañana una rueda de prensa para una hora después para explicarse. Eso se debe, sobre todo, a la presión de las redes sociales, que popularizaron el hashtag #rajoycobarde. Acabada su comparecencia, ha tomado un avión a Polonia, donde hoy juega España su primer partido de la Eurocopa de Fútbol. "Me voy a la Eurocopa tras haberse resuelto la situación". Bravo.

En fin, la actitud de la prensa es de un patrioterismo de zarzuela o de una solemnidad erudita, que no hace más que agravar la opinión que desde fuera se tiene de los españoles:

Guindos en pose "Men in Black".

El Mundo, preocupado por si sale humo por la chimenea mientras se quema la casa.


Sin matices, para tocar las narices al Gobierno. En el editorial se ponen responsables.

Lo que el Gobierno dice (este, el otro o el de más allá).

Para la llamada "prensa extranjera", en cambio, es muy sencillo, como lo ha visto la FAZ de los domingos. Otros le echan un poco de sal y pimienta:


Con razón, porque el ministro de Economía repitió hasta seis veces que no era un rescate ("bail-out"). Hoy, el Presidente del Gobierno lo llamaba "lo de ayer". Tremendo. Para The New York Times es "rescate", sencillamente:



Más portadas interpretativas por el otro lado:

"(No diga) RESCATE" y "España se rinde y Rajoy se esconde"

En fin. Un rescate es un rescate y conlleva condiciones. Cuanto mayor es el rescate, más duras las condiciones. El dinero se presta a un vehículo público llamado Fondo de Rescate Ordenado de la Banca (FROB), que maneja el Gobierno. A este Gobierno, el FMI recomienda alejarse y dejar de mediatizar los organismos reguladores (Banco de España, Comisión Nacional del Mercado de Valores). Es decir, que no se fían. Naturalmente, se deduce que las condiciones –aún no las han publicado– no serán "solo para la banca", sino que afectarán a toda la política económica de España e implicarán un cierto control exterior del Ejecutivo. Si es más o menos o igual que Grecia o Irlanda aún no se sabe.

En fin, que detrás de aquellas portadas laten otros intereses que no son informar a la gente, otras manías (Este No Es El Gobierno Que Nos Gusta), otras agendas políticas y, sobre todo, mucha incompetencia disfrazada de prisa. Es una pena.

De bonus cómico, le dejo estas dos portadas/tapas iguales y opuestas a la vez. Se comentan solas (recuerde que hoy comienza el periplo de España por la Eurocopa de fútbol):


"El rescate de España", en lengua vasca. Fíjese que toda la portada/tapa es un cómic.
Segundo bonus, una humorada de Marca que le gustó a uno (debe saber que el delantero alemán Mario Gómez es de padres españoles y fue quien marcó para la victoria de su país ante Portugal). Es gracioso (¡Milagro!):


Publicar un comentario en la entrada