lunes, 25 de junio de 2012

Una foto

Durante el enlace sabatino del sábado 16 de junio el presidente del Ecuador, Rafael Correa, explicó con detalle su visión del periodismo. Lo comparó con la Justicia para argumentar que es un servicio que no debe estar en manos privadas. Y entre otras cosas decidió no favorecer con la presencia de sus ministros y altos funcionarios las audiencias de los medios mercantiles. Es un cambio de actitud, ya que hace no mucho tiempo sostenía que los medios públicos tienen que ganar dinero.


Luego mostró profusamente esta foto de Gustavo Cortez Galecio, Editor General del diario El Universo de Guayaquil, a quien atribuyó la responsabilidad de los contenidos de lo que él llama prensa corrupta o prensa buitre. El sábado pasado, día 23, volvió a mostrarla en su pantalla gigante.

Esa foto provocó Una foto, la columna de Francisco Febres Cordero en El Universo de ayer.

El Pájaro —como todo el mundo lo conoce— lo dice bien claro: Correa quiere una sola voz: la suya, que a veces dice verdades pero casi siempre escupe mentiras. Y no quiere ninguna voz que señale esas mentiras o que contradiga sus sofismas adolescentes. Ese es su verdadero concepto del periodismo: el de todos los autoritarios. El Periodismo tiene que ser como la Justicia, pero la del Ecuador, que está a su exclusivo servicio. Él mismo está probando con este juego que la prensa independiente no hace otra cosa que defender a los ciudadanos de los abusos del poder y lo hace aún a costa de su patrimonio, se su honor mancillado y de sus posibles ganancias, que son mucho menores que las de quienes detentan el poder político en nuestras democracias todavía inmaduras de la América mestiza.

Publicar un comentario en la entrada