lunes, 7 de diciembre de 2009

El Coco-penhague

La técnica del Editorial Conjunto se impone en la promoción del inminente apocalipsis climático: 56 diarios del mundo mundial, desde sospechosos habituales (Guardian, Süddeutsche, Libé, País, Repubblica…) hasta los increíbles The Brunei Times o Cape Argus publican este texto de referencia (sic):

Si no nos unimos para emprender acciones decisivas, el cambio climático causará estragos en nuestro planeta y, con él, en nuestra prosperidad y nuestra seguridad. Los peligros son evidentes desde hace una generación. Ahora, los hechos han empezado a hablar por sí solos: 11 de los últimos 14 años han sido los más calientes que se registran, el casquete polar del Ártico está derritiéndose y la increíble subida de los precios del petróleo y los alimentos el año pasado nos ofrece un anticipo del caos que se avecina. En las publicaciones científicas, la cuestión ya no es si la culpa es de los seres humanos, sino cuánto tiempo nos queda para limitar los daños. Y, sin embargo, hasta ahora, la respuesta del mundo ha sido débil y desganada.

El cambio climático se ha ido produciendo durante siglos, tiene consecuencias que persistirán para siempre y nuestras perspectivas de controlarlo se van a decidir en los próximos 14 días.

[…] Una subida mayor [de temperatura], de 3 o 4 grados centígrados [antes de 2019] -el mínimo aumento que, siendo prudentes, podemos prever si no se hace nada-, secaría los continentes y convertiría tierras de cultivo en desiertos. Podría extinguirse la mitad de todas las especies, millones de personas se verían desplazadas y el mar inundaría países enteros.
Etcétera. Estas conclusiones no se basan ni en ciencia ni en periodismo, sólo en la credulidad de algunos y el arte de meter miedo 2012. ¿Qué significa "11 de los últimos 14 años han sido los más calientes que se registran"? ¿Que "se registran" desde cuándo? ¿Y entre los últimos 150 años, cómo se comparan esos 11? ¿Es perversión o parte del ciclo climático natural?

A eso se suman el juicio precipitado y el solemne análisis de barra de bar sobre la "prosperidad", la "extinción", etc. Qué buenos burgueses. Vayan a hablar de "prosperidad y seguridad" al sultán de Brunei, a los refugiados de Darfur o a las víctimas de la Junta birmana.

Al "caos que se avecina" ha contribuido más la crisis financiera y la burbuja inmobiliaria que mil chimeneas. Todo este alarmismo fatal y sensacionalista condensado en editoriales conjuntos no lo vimos en octubre de 2009, cuando el mundo estaba al borde de la suspensión de pagos. Entonces ni se quisieron enterar ni tomaron posición. Y así con cien asuntos más.

¿Por qué será? ¿Porque eso hay que trabajarlo en serio y los gobernantes y mandamases con los que tomamos copas en Davos nos retirarían el saludo y el subsidio?

Informen de cómo se puede ahorrar energía, promover las fuentes renovables y reducir las emisiones de CO2. Desde luego. Pero no sean críos. No es necesario meter miedo ni forzar la ciencia ni el sentido común ("Quince días para cambiar el mundo". ¿En serio? Acabáramos).


PS: Vean hasta dónde llega la irresponsabilidad de algunos medios: los tabloides populares de Dinamarca ni mencionan hoy la cumbre en sus portadas/tapas. Qué vergüenza. La humanidad al borde del abismo y ellos hablando de balonmano femenino.

PS2: