martes, 22 de diciembre de 2009

Cuando el gaucho está en la mala

Cuando el gaucho está en la mala, toda la tierra tiembla... y sigue el dicho con otro pareado que prefiero obviar. Es lo que le pasa al matrimonio K hoy en la Argentina. El juez Oyarbide los sobreseyó en la causa por enriquecimiento ilícito, pero resultó como un tiro por la culata: volvió fuerte a la opinión pública el enriquecimiento desmedido y la condena. Ahora no quedan dudas: la velocidad del trámite hace sospechar del intercambio de regalos de Navidad entre el juez y los Kirchner. Nadie lo duda (y después se quejan porque el gobierno de Estados Unidos pide seguridad jurídica).

Lo único que le preocupa al matrimonio es mantenerse el poder y el fallo es una muestra clara de que todavía algo les queda.

¿Qué hubiera pasado si el juez fallaba en su contra?

1. Oyarbide perdía su regalo de Navidad.
2. Kirchner quedaba al borde del abismo.

Ahora está a un paso, cada vez más jaqueado por los enemigos que apilaron durante los últimos seis años.

La prensa es apenas un testigo. Y cuando los jueces no son independientes, queda la opinión pública.

¿Y la prensa del poder? El Argentino, nada de nada. Y Página 12 con vergüenza propia y ajena: Sin pruebas a la vista, quiere decir que las hay pero no se ven.

Publicar un comentario en la entrada