sábado, 25 de febrero de 2012

Roures '09: Nosotros no cerramos nada. Abrimos continuamente.

"Dentro de cincuenta años no sé si va a haber mundo. Pero dentro de veinticinco años habrá periódicos. Continuarán jugando el papel que deben jugar si los que hacen periódicos los hacen bien", dice Jaume Roures en una entrevista concedida a la revista Capital de diciembre de 2009. Roures es el mayor accionista del diario Público, que cerró ayer su versión impresa. Acá va la íntegra de aquella entrevista:



Las dos preguntas que merecen la pena en este momento son estas:
–Hay quien duda de que a ustedes les vaya tan bien. Público ha perdido 36 millones de euros desde su lanzamiento. ¿Les preocupa? 
–Hemos puesto más dinero en La Sexta [canal de televisión adquirido en 2011 por Antena 3 TV] que en Público. En La Sexta, la inversión ha pasado de 40 a más de 600 millones. Cinco veces más. Pero una inversión no son pérdidas. Y llevamos 40 millones en el periódico. Todo esto es lógico. Empiezas a andar y resulta que hay una crisis, y que las cosas no van tan bien como podían ir. Pero hemos cerrado octubre con 86.000 ejemplares. Nadie hubiera dado dos duros hace un año y medio por eso. ¿Alguien pensaba que íbamos a lanzar un periódico e íbamos a poner 100.000 euros? ¿O que no sabíamos que tardaremos seis años (cinco en el plan original, uno más por la crisis) en consolidarlo económicamente? No tendría sentido. ¿Íbamos a lanzar una tele y poner dos millones? 
–Con la crisis hay empresas que se replantean su negocio. 
–Nosotros no cerramos nada. Abrimos cosas continuamente. Nos equivocamos como todos. Pero eso no quiere decir que seamos unos irresponsables lanzando un periódico o una televisión sin tener claro cuánto tienes que invertir o los años que tienes que aguantar. Más que cometer errores, eso sería ser irresponsables. Y nosotros no lo somos.
Roures valoró ayer el cierre: "han caído otros (periódicos) y, desgraciadamente, caerán más. […] Estoy muy jodido. Hemos hecho grandes esfuerzos en un periódico que ha funcionado, pero no creíamos que viniera esta crisis".

Roures tenía razón entonces y la tiene ahora. En parte, él y el resto de los accionistas se jugaron los cuartos, sus cuartos, como los viejos fundadores de diarios: porque querían defender una idea, o media, o dos. Eso siempre se echa de menos en los medios. Pero no le quiero engañar. El secreto de los viejos editores de diarios es la gracia que tenían para sobrevivir.