jueves, 15 de diciembre de 2011

Gallináceas en portada


Clic en las flechitas > Amplía. Vea más presentaciones de ampique

Llama mucho la atención –la de uno, se entiende, y en breve quizá también la suya– el tratamiento que reciben las empresas que aparecen señaladas en estas portadas, que se refieren al último mes. Cualquiera con más de tres o cuatro meses en el oficio se da cuenta de que publicar estos hechos de este modo tiene una finalidad que trasciende a la de informar, ya que mucha noticia no parecen por mucho que se vendan en primera. También piensa uno que deben existir mejores modos de salir de una mala cuenta de resultados. Por lo de la mujer del César.

Como no es raro encontrarse con este tipo de trabajos, uno se pregunta con inquietud si las demás notas están en portada por los mismos motivos o por el mismo criterio. Y también si este es un nuevo modo de anunciarse, ahora que está tan de moda que las marcas "generen contenido" en lugar de publicidad.

También quiero hacerle notar el extraordinario hallazgo estilístico que supone calificar al rodaballo como "faisán del mar", primero, y como "pollo del mar", después. Lo digo por el cambio de ave. Aunque ambas son gallináceas de vuelo corto, el faisán se defiende mal de sus enemigos y suele asociarse a banquete de ricos. En cambio, el pollo tiene una connotación más popular. Sin duda, eso conviene más al lector y a la industria.
Publicar un comentario en la entrada