miércoles, 18 de mayo de 2011

Por la boca muere el pez


Esta fe de erratas aparece hoy en la página 2 de El Universo de Guayaquil. Reconocer los errores es la más maravillosa expresión de la buena fe y de la credibilidad de un medio. No reconocerlos es creerse súperhombres y no periodistas. Y sepan disculpar los exabruptos del presidente Rafael Correa cuando explica cómo piensan los que no piensan como él (clic para ampliar y leer).

Me dicen que es la primera vez que el presidente Correa envía una carta pidiendo una rectificación al diario El Universo, al que insulta y trata de prensa corrupta cada vez que lo menciona (lo vuelve a hacer al final de la misma carta en la que pide la rectificación). Tiene toda la razón del mundo al hacerlo (no al insultar a los periodistas) y el diario tiene la obligación moral de rectificar esa información, publicada con el contexto equivocado, al advertirlo el presidente. Muy bien.

Pero además digo que esa única carta del presidente es su reconocimiento tácito de la verdad del resto de las publicaciones. Esas que tanto lo enfadan.
Publicar un comentario en la entrada