domingo, 1 de mayo de 2011

El Periódico: marramiau por la normalización de La Vanguardia

El Periódico de Catalunya ha publicado su número 5.000 en lengua catalana. Esto es: el diario, que arrancó el 26 de octubre de 1978, se edita en castellano y catalán desde hace catorce años. Enhorabuena. Fue una iniciativa pionera de Antonio Asensio que normalizó el diario. Todos los elogios que se le dediquen son pocos. Más sabiendo que este diario atendió, sobre todo, a los otros catalanes –los que llegaron de España en las oleadas migratorias de los años 60 y 70 y sus hijos y nietos. Chapeau.

Otro tanto hará La Vanguardia, fundada el 1 de febrero de 1881, con la salida de su versión en lengua catalana el próximo 3 de mayo. Ya era hora. Llevan casi dos meses celebrando actos promocionales de la cosa por toda Catalunya, una movida brillante en la que se han implicado buena parte de sus primeros espadas. Es verdad que se ha hecho pesado leer todos-los-santos-días las reseñas de esos actos –cuyo contenido es descriptible– siempre con los mismos titulares: La Vanguardia en catalán entusiasma en Sant Cugat; Tarragona da la bienvenida a La Vanguardia en catalán; La Vanguardia en catalán llena el Ateneu de Igualada… y así hasta 33. Casi se convierte en chiste el hecho de que La Vanguardia sea un diario normal a partir del 3 de mayo.

La Vanguardia en catalán no robará muchos lectores a El Periódico, pero… estos se han querido reivindicar y, con motivo del dichoso número 5.000 han organizado deprisa y corriendo una exposición de portadas en el Institut d'Estudis Catalans, la academia de las ciencias y las letras de este país.



Me he acordado de lo que dice un amigo mío, en broma, cuando nos peleamos en la tertulia: "Venga, daos un abrazo". El de La Vanguardia y El Periódico a ver quién es más catalán es un pique un poco tontorrón. Como casi todos los piques.

Claro. Ahora me echará en cara que no hable de las subvenciones públicas que han recibido y reciben y recibirán uno y otro para editar esas versiones, etc. Agradezco su preocupación por mi bolsillo, pero no se me amontone: esos subsidios los pago muy pero que muy a gusto. Sólo me fastidia que no me lo digan claramente o que me lo disimulen. Y me aguanto. Seguro que usted también puede.

Felicidades a ambos diarios. Que les vaya bien, que dure.

[PR* firma hoy esta entrevista a Javier de Godó, Conde de Godó, Editor de La Vanguardia (Editor es como llaman al propietario del diario en España). En fin. El periodismo de cabecera tiene esas cosas.]
Publicar un comentario en la entrada