sábado, 18 de diciembre de 2010

Una escena estremecedora

El jueves estuve con La Bestia... Si, el jueves cené con Héctor Magnetto en el NH City de Buenos Aires. También con Bartolomé Mitre, con Jorge Fontevecchia, con Carlos Pagni y Joaquín Morales Solá. Con senadores y diputados (todos opositores) y hasta me dio un beso Ricardo Alfonsín, a pesar de mi resistencia a besar a señores y mucho menos a los que no conozco. También cené con un buen puñado de amigos que sí conozco y cortan más el bacalao en el periodismo argentino que los nombrados. Es que tengo que decir que había otras 200 personas, más o menos, y que, lógicamente, no me tocó en la mesa de ninguno de los gerifaltes de la prensa argentina a pesar de representar a un diario bastante mayor de varios de los que sí se sentaron y se aprovechan todo lo que pueden de ese tráfico de influencia: lucran más en una mesa principal de ADEPA que con sus periódicos mortecinos.

Pero todo esto no es más que el anticipo de lo que sentí el jueves. Es que ocurrió algo estremecedor.

Casi no asistí a sus reuniones ni asambleas de ADEPA este año por falta de tiempo y porque los consejos mensuales me agarraron afuera del país. Pero la razón principal de mi ausencia fue la inutilidad absoluta de sus largas reuniones insustanciales.

El jueves extrañé la figura ubicua y mediocre del factótum de la institución durante los últimos años. El que repartía papelitos para digitar las votaciones cuando se elegían autoridades (una vergüenza entre pares). El mismo que en las últimas tres elecciones quedó afuera de la mesa chica de la institución, pero se le dio un cargo a dedo porque parecía imprescindible. En la última asamblea de la entidad quedó afuera, definitivamente. Y ya no volvió más. Y no pasó nada. Perdón, sí pasó: ADEPA dejó de ser rehén de su mediocridad y de la de sus mandantes.

ADEPA debe librarse de otro personaje nefasto, que debería estar en la cárcel y no en una mesa principal de la cena de fin de año. Ni ADEPA ni sus directivos pueden ser cómplices de esa situación. Y no digo más.

Lo que sí digo es que volvió el aire fresco a ADEPA. Y también la valentía que debe tener la institución que reúne a hombres y mujeres de corazón de fuego que escriben con sangre. Por fin empiezan a ganar los que no pactan con el poder. Esa noche Dessein entregó sendos reconocimientos por sus luchas en favor de la libertad de prensa a Bartolomé Mitre y Héctor Magnetto, mal que le pese al gobierno y a todos los que estábamos allí. Y nos gusten o no sus ideas ni sus modos, eso es lo que hizo ADEPA y lo que celebro. A pesar del estilo extorsivo de Clarín y de que ellos mismos hayan impulsado este reconocimiento (que no lo sé). Y a pesar de que Bartolomé Mitre no tiene más responsabilidades en La Nación que compartir el nombre y apellido con el de su antepasado fundador.

Daniel Dessein se animó y lo hizo. Y ojalá se acuerde un día de los que lucharon por esa libertad en el resto de los diarios de la Argentina, grandes y chicos, del interior y de Buenos Aires. De los que perdieron todo menos la dignidad por defender el sistema de libertades republicanas en contra de los intentos despóticos de los demócratas de hoy.

Pero esto no es lo que quería decir. Lo estremecedor fue el agradecimiento de Héctor Magnetto y de nuevo me saco el sombrero ante semejante actitud.


A los que no estamos acostumbrados a oírlo nos costaba entender lo que decía. Apenas la terminación de algunas de las palabras que salen de su cáncer de garganta. Pero no hacía falta entender nada: habló con una determinación y un valor sobrecogedores. Bartolomé Mitre tampoco tiene buena salud: se somete a varias diálisis semanales mientras espera el donante de un riñón en los Estados Unidos. Pero Magnetto es la diana del blanco de la furia del poder en la Argentina hace ya tres años. Y ahí estaba ¡Chapó!

10 comentarios:

juan carlos dijo...

Demasiadas alusiones vagas, para tratarse de un post dedicado a elogiar la valentía.

Fernando dijo...

Si el síntoma de que ADEPA se está revitalizando se manifiesta en las distinciones a Magneto y Mitre, tenemos dos formas de diagnosticar muy diferentes.
En 2010 en la Argentina un periodista fue asesinado: Adams Ledesma Valenzuela; y ADEPA ni siquiera se pronunció públicamente. ¿Alguien me puede explicar para qué sirve ADEPA exactamente?
Saludos.

JCD dijo...

Yo, por el contrario GP, considero que las distinciones a Magnetto y a Mitre decretan el fin de la escasa seriedad de ADEPA. Y celebrar esos reconocimientos por su "valentía" es gracioso.
Ambos no han hecho más de que desgastar y destrozar a la profesión anteponiendo itereses propios al general. Lo que tanto le reprochamos a Szpolsky, Magnetto y Mitre lo hacen desde hace más tiempo. Sólo por eso son distintos: por la cantidad de tiempo que llevan. Pero ambos han sido "oficialistas", mácula que hoy -con justa razón- se le critica a Szpolski.
Ah, y por favor, terminemos de considerar "poder" como sinónimo de "gobierno". Ha pasado mucha agua (y sangre) por debajo de ese puente. Quien equipara "poder" con "gobierno" no hace más que ignorar lo que ocurrió en el mundo durante los últimos 20 años. Eso sí, es cómodo, es fácil, impide reflexionar, cae como anillo al dedo de nuestra ideología. Pero nos revela ignorantes.
Basta de aplaudir a lobbystas. Aplaudamos a periodistas. Diginifiquemos el oficio al que Magnetto y Mitre castigan a diario.
En fin, al menos y a pesar de Magetto y Mitre, nos queda el periodismo.

GP dijo...

Puedo elogiar a Szpolski también, pero lo que me molesta es que haga negocios con la plata tuya y mía. Creo que esa es la diferencia sustancial con Magnetto y Mitre.

Y siempre que uso la palabra poder es para referirme al poder y no al gobierno. A veces, es verdad, se confunden. Al gobierno actual -al poder político- le molesta que haya otros poderes. Esa es la verdadera razón de la pelea entre Kirchner (qepd) y Magnetto.

JCD dijo...

Podría escribir muchas cosas, pero sólo una corrección: Magnetto también hace negocios con plata tuya y mía. Averiguá que pasó con Ciudad Internet, averiguá pormenores de licitaciones en las que gana la editorial de Clarín, Tinta Fresca, averiguá el desfalco que el Grupo hizo en concurso con las AFJP. Solo tres ejemplos que los equiparan con szpolski, aunque más inteligentes y menos brutales claro.

Franco dijo...

Estoy muy de acuerdo con las opiniones que vuelca JCD y con respecto a lo de la "plata tuya y mia" agregaría las estatizaciones de deuda de Clarin (entre otras empresas), por ejemplo.

Magnetto será un CEO muy capaz, pero de ahí a ser merecedor de un premio a la libertad de expresión, creo que hay un largo, larguísimo trecho.

Abrazo.

GP dijo...

Gracias a todos y perdón por no haberlo hecho antes (a eso de dar las gracias por su comentarios). Quizá es un poco fuerte eso de sacarse el sombrero por Magnetto, pero lo hago por el testimonio -para mi muy fuerte- de un tipo que pelea a la vez contra el cáncer y contra el poder político. En ningún momento de este no de otras entradas sobre Magnetto he hecho otra cosa que valorar su determinación para pelear.

Sobre tu plata y la mía es así, como dice JCD y Franco. Pero hacer negocios con el gobierno no es lo mismo que sacarle la plata al gobierno. Puede no gustarnos, pero no es ilegal ni injusto hacer negocios con el gobierno. La diferencia es sutil y hasta retórica, pero creo que se entiende.

Algo más, que he repetido muchas veces en este blog: el pasado de la gente está en el pasado. Es parte de la histeria argentina denigrar a todo el mundo porque "una vez" hizo nosequé cosa. Así nos pasamos los últimos 200 años, peleando unos con otros en lugar de unirnos para hacer un país grande a pesar de nuestras diferencias.

Más de una vez he dicho que, a partir de la pelea con el poder político, Magnetto y Clarín tienen la oportunidad de volver a sus orígenes y convertirse en prensa prócer. Todavía estoy esperando.

juan carlos dijo...

Respondió todo, menos el comentario que le pedía precisiones. Es una contradicción muy violenta que usted dedique un post a elogiar la valentía y a la vez suelte al pasar que uno de los miembros de ADEPA debería estar preso en vez de estar en la mesa principal de la institución.
Por otro lado, dice que ojalá Clarín vuelva a sus orígenes, a ser prensa prócer (sic). ¿En sus orígenes fue prensa prócer?. ¿Cuando aprovechó que Perón expropió La Prensa para quedarse con el negocio de sus clasificados?.
En ese momento no los vimos protestando por el atropello, sino aceptando de muy buena gana el negocio que le venía del cielo.
Si esa es su época de "prensa prócer", Dios nos libre de sus épocas canallescas.

Anónimo dijo...

Raro que se utilice los nombres de Magnetto y Mitre -principales beneficiados del regalo de U$S 200 millones de plata NUESTRA, en la forma de Papel Prensa- para decir que no hacen negocios con plata tuya y mía.
Magnetto y Mitre hacen negocios con plata tuya y mía, pero no sólo con eso. Han hecho negocios con la sangre de las miles de víctimas de esa misma dictadura que con semejantes prebendas compró su silencio.
Han hecho negocios con dinero de otros y sobre la sangre ajena.

GP dijo...

Bueno Anónimo final y Juan Carlos. Ahí quería llegar.

Han confirmado lo de la histeria argentina que acabo de describir y los dos están reconociendo que Szpolski se queda con tu plata y la mía.

Muchas gracias.

Después, por favor, lean bien el post.