jueves, 2 de diciembre de 2010

Muy bien, Defensora del Lector de El País

La columna de la Defensora del Lector de El País del pasado domingo es excelente. Atiende quejas que cuestionan el criterio de publicación de las fotografías de una moribunda en Haití, desnuda en la calle; una montonera de gente agonizando en Camboya y del desnudo de Irina Shayk, modelo y novia de Cristiano Ronaldo, aparecidas a propósito de la polémica levantada por la guapa, que acusó a una revista de publicarlas sin permiso.

La autora de la información sobre la modelo explica a la Defensora:
"Claro que era noticia. Era una historia que estaba en los medios, en las televisiones, y pensamos que podía interesar a nuestros lectores. Pero no podíamos hablar de una polémica sobre fotografías sin mostrar las fotografías".
Y el subdirector agrega:
"Nosotros nos hemos limitado a exponer los términos de la polémica. Hemos hablado con las dos partes y el lector ha tenido las dos versiones".
Esta peculiar argumentación me trae a la cabeza un viejo episodio de principios de mayo de 1997. Por esas fechas se hizo público el compromiso de la Infanta Cristina de Borbón con Iñaki Urdangarín, entonces jugador de balonmano de FC Barcelona. El diario Egin, brazo impreso de la banda terrorista ETA informó a sus lectores con este breve en la sección de… Deportes:
El jugador del Barcelona Iñaki Urdangarín se casará el próximo otoño en Barcelona con su novia Cristina. El internacional vasco pone fin de esta forma a los rumores que apuntaban a su paso por la vicaría. Según un comunicado oficial difundido ayer, la petición de mano será (sic) realizará este mismo sábado en un palacio de Madrid.
El texto respeta todas las normas, reglas y costumbres de la redacción periodística: las 5W, la atribución a una fuente identificada y creíble, etc. Pero no informa. Es un mero cumplo y miento. Como el argumento que emplea la autora ("…estaba en los medios…") o el subdirector ("las dos versiones", etc.), que les sirve para disfrazar una decisión sensacionalista.

Magnífico el concepto con que la Defensora del Lector de El País responde a la autora y su subdirector. Para enmarcar:
En la espiral sensacionalista, siempre hay una justificación que parece amparar la decisión de publicar.
De publicar o, en el caso de Egin, de impublicar. 

Chapeau, Defensora.
Publicar un comentario en la entrada