lunes, 15 de septiembre de 2008

Tragedia de México

por Emilio Deheza

Aunque el gobierno asegura tener avances en la lucha contra el crimen organizado, las noticias rojas mexicanas se han vuelto cada vez más frecuentes y grotescas. Basta ver la sanguinaria matanza de este pasado viernes, ejecutada en un estilo mafioso máximo.

El problema parecía estar confinado al crimen común en el DF y la narco-violencia en Sinaloa y la frontera. Pero ahora se extiende poco a poco por todo el país. Se trata de una complicada madeja que tiene la corrupción policiaca enraizada al centro. Hoy no se sabe quiénes son los malos y quiénes los buenos.

Por desgracia la sospecha incluye a toda la jerarquía. La investigación de un sonadísimo secuestro y homicidio nos trajo la semana pasada la noticia de que una presunta líder de la banda secuestradora era o había sido parte de los órganos policiacos. Inicialmente tuvimos una serie de declaraciones oficiales equívocas y presumiblemente distractivas.

Pero después, gracias a las revelaciones de algunos medios y a las precisiones que agregaron el diario Excélsior y Reporte Índigo, pudimos saber que se trata de ¡la subinspectora de prevención del delito! ¡en la Dirección anti secuestros! Una oficial policiaca de responsabilidad bastante alta (cuyo sueldo in-house ronda mensualmente los US $7,000). Las autoridades federales tienen muuucho qué explicar a la sociedad.

Más información en el blog de Lorenzo Meyer: ¿Qué pasa con México?.
Publicar un comentario en la entrada