viernes, 12 de septiembre de 2008

¡Genial!


Léanlo aquí. La crónica es tan buena como el titular. Si García Márquez leyera con más frecuencia The Economist no lloraría tanto, se enfadaría menos y necesitaría menos alcohol.