miércoles, 3 de septiembre de 2008

También las apuestas se descartan

Este año El Universo mandó un equipo a cubrir la peregrinación de la Virgen del Cisne. La Churona, como le dicen también los ecuatorianos, junta medio millón de personas en la llegada de su imagen a la ciudad de Loja y son cientos la que la acompañan desde El Cisne, a 70 kilómetros, donde está su santuario. Pero este año justo ese día había otra noticia: el presidente Rafael Correa salió huyendo de los tomatazos que le tiraron unos estudiantes en la Universidad Católica de Guayaquil, desde donde difundió por la mañana su programa radial y televisivo de todos los sábados. Hay que decir que en esos días Correa subía el tono de su discusión con la Iglesia Católica.

Está clara cuál era la noticia del día, sobre todo para un diario de Guayaquil. Igual, como iba a ser la misma en todos los diarios, supongo que El Universo prefirió abrir con la apuesta de la peregrinación para evitar la endogamia y porque para eso había enviado fotógrafo, redactor y móvil. Pero solo dice que la peregrinación parte hoy, una información que se conoce con años de anticipación: un calendiario. Falló la apuesta porque quienes fueron a cubrir la peregrinación no buscaron o no encontraron la historia. Para colmo mandaron la de Correa y los tomates al tercer o cuarto lugar en la portada: una fotonoticia casi sin título. En ese caso habría que haber vuelto a la noticia de los tomatazos, pero con una vuelta de rosca para ganarle a la competencia: algo que sabemos que nosotros tenemos y ellos no: una foto, interpretación, análisis, declaración. Al revés de lo que hicieron: título grande para los tomatazos y fotonoticia para la Churona y todos en paz. Ese día Expreso estuvo mejor enfocado.

No hay que aferrarse a una apuesta. Cuando no hay historia, hay que descartarla como apertura, aunque se haya invertido en ella. No pasa nada. Es como abrir el paraguas aunque no llueva, solo porque lo llevamos con nosotros.
Publicar un comentario en la entrada