viernes, 25 de julio de 2008

Con un par

¿Otra prueba más de que The New York Times está sin rumbo? No sé qué pensar, pero el cuerpo me pide decir esto: el NYT todavía los tiene bien puestos. Y Clark Hoyt, el Public Editor (el defensor de los lectores) hace un ejercicio de contorsionismo para no molestar ni a sus jefes ni a sus lectores. Acaba molestando a todos. Ni se les ocurra perdérselo. Sobre todo los comentarios de los lectores. Les dejo el link: Obama, McCain and the OpEd page. Usted ¿qué piensa? ¿qué hubiera hecho en lugar de los editores de Opinión de La Dama Gris?

2 comentarios:

Mariano dijo...

Quien haya leído el artículo de McCain (publicado hoy en El País, de España), se dará cuenta de que -únicamente- los argumentos de Shipley son válidos, ya que la nota es un catálogo de objeciones y refutaciones al plan de Obama y que carece de propuestas propias. Sin embargo, es desconcertante el manejo de TNYT y que, efectivamente, es obsena la parcialidad de este "prestigioso" medio. La propuesta que hace Hoyt es sensata, es lo que, a mi entender, deberían haber hecho.
Pero no logro entender la función de este tipo: es el Public Editor ¿y se decarga con tanta soltura contra su periódico?

TP dijo...

Mariano, gracias por el comentario. Estoy en la duda aún porque:
—Me gustan las explicaciones del jefe de opinión del Times y la actitud del diario: todos los artículos se editan.
—El amigo Shipley, sin embargo, trabajó en el equipo de comunicaciones de Bill Clinton. ¿No le queda nada?
—Después de la guerra, todos somos generales (¿verdad, Clark Hoyt?)
—El Public Editor del NYT está para meterle el dedo en el ojo al NYT: destaca sus pifias, señala a los responsables y a veces les pide explicaciones. Hoyt (que es un periodista de Tomo y Lomo) es muy bueno en eso, como lo fueron sus antecesores. Nada que ver con los Defensores del Redactor de los diarios españoles, por ejemplo, donde se recogen las críticas banales, se acusa a los lectores y se salva la cara de los periodistas.