sábado, 11 de junio de 2011

El interés hiperlocal

Al contestar un comentario del post de anteayer, decía que un periódico que llegue por abajo de la puerta a las cinco de la mañana de TODAS las casas de un barrio, tiene una fuerza descomunal si además viene con historias interesantes de gente bien próxima y publicidad realmente útil. No es una novedad, es la fórmula sempiterna del periodismo. Historias mínimas, de gente cercana. Pero historias mágicas, de esas que están detrás de cada puerta y de cada nombre. Las historias existen y son apasionantes: solo hay que saber buscarlas y contarlas. Eso es el periodismo y eso es la prensa gráfica desde la página cuatro en adelante, cuando se acaban la Política y la Economía (ver La verdad, lo importante y el periodismo).


Aquí tienen un sitio de Greenwich Village y Soho, dos barrios de Manhattan, Nueva York, que llega como flyer por correo electrónico a los suscriptores (hay de otros barrios de la isla). Este del Albaicín, en Granada, de GranadaiMedia (hay de otros barrios), o este otro de Malasaña de Somos, en Madrid (también hay otras zonas de la ciudad). Gracias Ana.

Pero lo que digo -y sigo dispuesto a cambiar de opinión- es que esos medios hiperlocales funcionan mucho mejor en papel que en internet. Las razones:

-> Fácil distribución a todos los hogares
-> Circulación acotada
-> Interés local evidente
-> Interés comercial más evidente todavía
-> Protección de las exclusivas (agregado el 12/6)

Para eso hacen falta periodistas capaces de descubrir las historias apasionantes, mínimas y cercanas que a todos nos gusta leer. Es lo más difícil de encontrar y es la clave de la prensa hiperlocal. El sitio de internet de esa prensa servirá, sobre todo, a los habitantes de esos barrios que ya no viven en ellos.
Publicar un comentario en la entrada