miércoles, 19 de agosto de 2009

Fantasías sobre Twitter y el ciclo noticioso

Samuel Degremont se pregunta si el sensacionalismo es lo único que le queda al periodismo para enfrentar "el éxito de Twitter": Are sensational topics the only way for journalism to face Twitter’s success? ¡Y encima se ha inspirado en un post de Jeff Jarvis! Acabáramos:
According to Jarvis, the journalists who covered the Iranian crisis created or kept on using a new kind of journalism called “social journalism” or “collaborative journalism”. Since very few of them were in Iran, they had to use the information available on social or any other kind of networks. Then, they no longer had to tell what was going on but to put things into context and perspective, to (try) to check out and to explain a piece of information created collectively by Web users.
Las inquietudes de M. Degremont han llegado hasta Ross Dawson, que concluye con entusiasmo imprudente:
[…] Twitter has had one of biggest impacts on the news cycle, firstly by often being the first media to break news […]
Vaya. Oigan: Twitter no tiene ningún éxito como institución periodística. Ni una sola exclusiva proviene de Twitter. Ni los tuiteros levantan noticias –a veces ofrecen fragmentos con que construirlas– ni hacen información. Eso sí, comparten noticias que otros –normalmente los periodistas de los mainstream media (MSM)– han levantado, reporteado y editado.

1. Josh Catone ejemplifica aquí cómo funciona esta dinámica. Similar a los informativos matinales de las radios, que suelen ser refritos o relecturas de lo que la prensa publicó.

2. El análisis de Pear Analytics –será mejor o peor pero es el último y casi único– indica que sólo el 8,7% de los tweets contiene alguna "información de valor" y que sólo el 3,6% son noticias.

3. Huberman, Romero y Wu, en su excelente investigación, concluyen:
Many people, including scholars, advertisers and political activists, see online social networks as an opportunity to study the propagation of ideas, the formation of social bonds and viral marketing, among others. This view should be tempered by our findings that a link between any two people does not necessarily imply an interaction between them. As we showed in the case of Twitter, most of the links declared within Twitter were meaningless from an interaction point of view.
Por no mencionar otro material posteado en Esta Casa aquí, aquí, aquí, aquí y aquí.

Sobre el concepto "information created collectively by Web users" –otra fantasía– les remito al concepto de inteligencia colectiva que GP ha abordado por tierra, mar y aire en Esta Casa. Y a la definición lapidaria de periodismo de David Simon posteada hace tres días.

O sea, que de éxito de Twitter nada y de noticias mucho menos. Ni often, ni first, ni media, ni break ni news. Twitter puede ser un gran community builder y una herramienta fabulosa para compartir todo lo que pueda expresarse en menos de 141 caracteres, o sea: muchas, muchísimas cosas; pero no periodismo. No pasa nada. Twitter tampoco es un buen progenitor: usted no tuvo a su/s hijo/s y/o hija/s enviando un tweet de 140 caracteres a su esposa/marido ¿no? Bien, es otra de las limitaciones de Twitter. Sopórtenlo deportivamente.

Dawson habla con más prudencia en la segunda parte de la frase antes citada y establece mejor la posición de Twitter en el ecosistema de los medios:
[…] Twitter has had one of biggest impacts on the news cycle, […] in offering a discussion forum around mainstream media coverage, and amplifying stories that have appeared in traditional formats.
Pero lo de M. Degremont… es una petición de principio tras otra. Es verdad que la mayoría de esas noticias compartidas en Twitter son sensacionales. Tipo Muere Michael Jackson y así. Pero eso no le permite concluir que los MSM deben ser aún más sensacionalistas. ¿Qué pasa, que cuanto más sensacionalistas sean menos se tuitearán sus contenidos? ¿No será al revés, alma de cántaro?

A uno, además, el sentido común le dice que es más fácil tuitear Jacko Died Today! Buaaaaaaa! que la última sobre la reforma de la cobertura sanitaria en los EEUU, asunto mucho más decisivo pero aburrido. Entonces ¿son frívolos los medios o quienes tuitean su selección frívola de noticias?

Todo lo demás es cháchara, exageración y culto. Snob hype.

[Gracias a JL*: uno de sus tweets prendió la mecha de este post. Pero la culpa es mía, no suya].

2 comentarios:

Juan dijo...

Exageras, Toni, como exageran aquellos a quienes criticas. Pero tu respuesta va en buen sentido. Por supuesto sí ha habido exclusivas en Twitter, como en otros medios sociales. Simplemente, cuando alguien -periodista o no- está en un escenario de una noticia y la envía a través de los nuevos medios de autopublicación y distribución social se produce una exclusiva. Otra cosa es su tratamiento, edición y formato.
También algunas empresas se comunican ya directamente con sus clientes o mercado a través de estas herramientas.
Incluso algunos periodistas han tuiteado datos que se han convertido en noticia.
Pero la crítica es merecida. La obsesión por convertir a Twitter en lo que no es recuerda a la vieja discusión sobre si los blogs son medios informativos.
Pues unos sí, y otros, no.
¿Es Twitter un medio periodístico? No. Ni falta que hace. Pero algunos tuiteos sí son periodismo, como algunos post.

Twitter no es un medio. Y mucho menos un medio periodístico o "institución", como lo llamas, sea lo que sea eso. Es una plataforma donde el flujo social en tiempo real (http://periodistas21.blogspot.com/2009/07/twitter-ya-es-un-buscador-en-tiempo.html) se distribuye como en ninguna otra.
Y ahí están sus ventajas y defectos. Y lo que le queda por desarrollar.
Curiosamente es la plataforma de flujo social que más eficientemente empieza a redestribuir contenidos periodísticos de los MSM, que suman cada día más seguidores en Twitter y triunfan en una plataforma donde el público coincide más con el público de medios informativos digitales que el de otras redes sociales.
Así que efectivamente es una "herramienta fabulosa", también de información, pero no de producción directa -salvo excepciones-, sino como nuevo canal de distribución, socialización y seguimiento en tiempo real.
De ahí su éxito. También para los periodistas, que han encontrado un nuevo medio para promocionar y redistribuir contenidos en ese flujo social en tiempo real.
Creo que para el periodismo y los periodistas es importante comprender qué significa la retransmisión en tiempo real de la información, que cambia completamente el tipo de coberturas y los medios y herramientas de su distribución.
Saludos

6:08 AM

TP dijo...

Borré el comentario anterior por error. Trataba de borrar otro que era un spam. Lo posteo de nuevo sacándolo de la caché. Sorry, Juan. Quedó tal cual estaba.