lunes, 13 de julio de 2009

Cómo consumen medios los adolescentes

Los adolescentes no utilizan Twitter porque actualizar el servicio en los móviles cuesta dinero y porque "se dan cuenta de que nadie puede ver allí sus perfiles".

Tampoco dedican tanto tiempo a la tv y prefieren escuchar música sin interrupciones publicitarias en portales como last.fm a sintonizar las emisoras de radio tradicionales. Incluso en Internet los anuncios molestan a los adolescentes (¡Atención Spotify!).

Así se explica Matthew Robson, un quinceañero londinense. Robson escribió sus impresiones sobre el consumo de medios entre sus amigos adolescentes a petición del banco de inversiones Morgan Stanley, que ha publicado el informe. [Clic en la esquina superior derecha > ampliar]


La posibilidad de elegir los contenidos (como ocurre en los streams de música en internet, por ejemplo) y el precio son los factores que deciden el consumo de medios entre los colegas de Robson.

Él y sus amigos emplean su tiempo y su dinero sobre todo en el cine, en conciertos y en consolas de videojuegos, a las que consideran un instrumento más atractivo para charlar.

Ningún adolescente se molesta en leer habitualmente un periódico. No se sienten capaces de leer "páginas y páginas de texto" y prefieren ver los sumarios de las noticias en internet o en la tv.

Vale la pena leer este reporte.

Los diarios tienen un problema. Vale. Se lo han buscado. Vale. Etc. Pero aquí se trata de la carencia del hábito de lectura, que denota quizá poca habilidad para pensar. Y eso no es un problema de los periódicos. Es una lacra social y personal que quizá no se resolverá online y que nos empuja hacia la caverna. Con consolas de videojuegos, eso sí.

[Via Financial Times y la infatigable N*]

2 comentarios:

Iñaki dijo...

Estoy de acuerdo. La falta de hábito de lectura es una carencia muy importante en todas las franjas de edad.

Veo muchísimas personas que leen lento y mal.

La cultura de los jóvenes y la influencia anglosajona, nos lleva al formato vídeo. Podcast. Los chavales prefieren un vídeo o una imagen a mil palabras.

Lo que no se dan cuenta es que en mil palabras puedes recrear millones de imágenes y la información se asmila en menos tiempo.

Yo pierdo el tiempo cuando quiero ver un vídeo para enterarme de algo.

Cyrano dijo...

también de acuerdo.