miércoles, 10 de abril de 2013

Margaret Thatcher divide después de muerta

A mi izquierda… ¡Ni olvido ni perdón!


A mi derecha… Santa subita!:


Y en la Luna de Valencia (¡Yo No He Sido!), señoras y señores, el inimitable, inoxidable e inefable…


Reconozcámoslo. Nadie, nadie, nadie sabe tocar las narices a sus adversarios como The Sun. Nadie.
Publicar un comentario en la entrada