lunes, 26 de noviembre de 2012

Nunca deje el periodismo en manos de abogados

El jueves 22 el Grupo Clarín denunció penalmente a algunos funcionarios y periodistas cercanos al gobierno por incitación a la violencia. Aquí la noticia en La Nación de hoy y aquí la denuncia presentada por los abogados de Clarín ante la Justicia Penal.

El error es tan burdo que los mismos periodistas del Grupo Clarín repudiaron esta actitud. Aquí abajo la entrevista a Hugo Wortman en el programa de Jorge Lanata de hoy al mediodía (Lanata sin filtro, en Radio Mitre, del Grupo Clarín). Wortman es apoderado del Grupo Clarín, firmante de la denuncia, y ya se ve que no distingue entra la boca del jarro y la del ganso...


Lea las declaraciones de Ernesto Tenenbaum, Nelson Castro y Chiche Gelblung, todos primeras figuras del Grupo. Y aquí el rechazo de FOPEA (Foro del Periodismo Argentino) de hoy. De ADEPA no hay nada...

Dije en este blog hace dos años y medio que Clarín debería abandonar los reflejos extorsivos y convertirse en un gran diario, defensor del sistema republicano, de la libertad de los ciudadanos y del desarrollo de su pueblo. Pero para eso era absolutamente necesario cambiar a las personas que los metieron en el juego perverso con el poder que los llevó a donde hoy están. Son los que almorzaban seguido con Néstor Kirchner y pactaban con él notas, primicias, negocios y privilegios. Ahora lo reafirmo y lo confirmo. Clarín ha cometido varios errores en su pelea con el gobierno. El primero y el más grave es haberse dado vuelta como una tortilla después de haber sido amigo del poder político sin siquiera ruborizarse, lo que le quita toda autoridad moral para dar batalla. Pero también han errado la estrategia al dejar la pelea en manos de los mismos comandantes que arreglaban las relaciones con el poder: a esos tendrían que haberlos puesto en la calle el mismo día que decidieron cambiar de rumbo: son los principales responsables de sus desgracias y demostraron con creces su ineptitud.

Pero otro error es confiar las cuestiones de los periodistas a los abogados. Porque el problema no es jurídico sino político -de poder- y está mejor en manos de los periodistas que en las de los abogados. Han metido la pata en el peor momento, una vez más traicionados por la soberbia corporativa, que es como el sello del Grupo Clarín.

Hoy los abogados del grupo apuraron esta aclaración y esta rectificación de la denuncia que presentarán mañana en los Tribunales ante el revuelo que se armó. Ya se sabe, cuando hay que dar explicaciones...
Publicar un comentario en la entrada