martes, 27 de noviembre de 2012

ADEPA es la última en defender la libertad

Cinco días después de la denuncia penal de Clarín contra cinco periodistas cercanos al gobierno por sus opiniones aparecieron las declaraciones de la Sociedad Interamericana de la Prensa y de la Asociación de Entidades Periodísticas Argentinas.

A las 15.22 de hoy recibí por correo electrónico este comunicado bastante fuerte de la SIP sobre la denuncia penal de Clarín contra cinco periodistas argentinos y algunos funcionarios del gobierno.

Y a las 19.32 me llegó la tímida declaración de ADEPA, en la que Clarín aparece como un prócer que ratifica el principio de no judicialización de la labor periodística (luego de haberlo intentado) se los paso porque no está en el sitio de ADEPA:

No debe judicializarse la labor periodística
Ante la polémica generada por la denuncia penal iniciada por el Grupo Clarín por supuesta incitación a la “violencia colectiva”, en la que se menciona a un grupo de periodistas, la Asociación de Entidades Periodísticas Argentinas (ADEPA) recuerda que la labor de la prensa está sometida a eventual análisis judicial posterior sólo en caso de que, en ejercicio de la libertad de expresión, se haya cometido delito o se haya causado daño civil.
No obstante, esta entidad ha advertido en reiteradas ocasiones la inconveniencia de judicializar innecesariamente el trabajo de la prensa, así como formular acusaciones genéricas contra periodistas y medios de comunicación, aun en un ámbito extrajudicial. Ello puede condicionar el libre ejercicio de la actividad y plantear un contexto de violencia moral que termine actuando como mecanismo indirecto de censura previa. 
Los periodistas no deben ser citados como testigos para revelar las fuentes informativas. ADEPA fue una de las principales impulsoras de la protección específica que estas reciben en el artículo 43 de la Constitución Nacional, a partir de su reforma en 1994. En tal sentido, ADEPA toma nota de la reciente aclaración presentada por Clarín, que desiste incluso de proponer como testigos a los periodistas mencionados en su presentación, con lo cual se ratifica el principio de no judicializar la labor periodística
Una vez más, ADEPA convoca a todos los sectores de la sociedad a respetar las libertades de prensa y de expresión y a evitar presiones y descalificaciones contra periodistas y medios de comunicación.  
Sorprende la diferencia de velocidades. Cada vez que el poder ataca a Clarín, ADEPA envia a todos sus asociados, con pedido de publicación, una declaración urgente que llega escasas horas después del hecho de denuncia.

Clarín ha perdido en estos días la poca autoridad moral que le quedaba. Le asiste el derecho a defenderse, pero ahora están abandonados a su suerte y al resultado de los manotazos de ahogado de unos ineptos que manejan los asuntos corporativos del Grupo. También a la soberbia de sus abogados que mañana tendrán de trajinar los Tribunales diciendo que que no dijeron lo que dijeron. Ni los periodistas de Clarín tienen ganas de defender una posición tan estrafalaria.

Y ADEPA es una pieza más del dominó...
Publicar un comentario en la entrada