martes, 30 de octubre de 2012

Una mentira "unilateral" en El País

Vea cómo un simple adjetivo cambia el sentido de los hechos:


El País


La Vanguardia

¿Por qué se omite en el primero de los titulares? Conozco una excusa: es que si agrego "unilateral" me salta una línea y me rompe el formato. ¿Así que es mejor contar una mentira que romper el formato? Otra: ¡pero si ya va en el subtítulo/bajada! Naaaaaaaa. Ya hace rato que nos afeitamos, no me vengan con esas.

A uno le parece que en ese diario, donde hay de todo menos tontos, un titular así en la home de su web es fruto de la deliberada voluntad de manipular los hechos y a los lectores. Por suerte, ellos mismos publican las cartas que originan esa información, donde el dichoso "unilateral" sí aparece. Aún peor es el titular de la noticia en el interior pero ¿sabe? me da una pereza infinita escribirlo para que me entiendan fuera de España. Con este caso sirve, créame.

Además ¿por qué "Bruselas" y no "Reding"? La Comisión Europea, que sí justificaría el "Bruselas" en un titular, aún no se ha pronunciado sobre el asunto. Para ese organismo se trata de un asunto interno del Estado español sobre el que aún nadie le ha pedido parecer oficial.

Le explico: Reding, luxemburguesa, es una de las vicepresidentas de la Comisión, el "Ejecutivo" europeo. El Gobierno español le ha exigido hace un mes una "clarificación" sobre estas dos respuestas de la vicepresidenta en una entrevista:
—Cataluña plantea actualmente la posibilidad de independizarse. Pero si lo hace debería abandonar la UE y negociar su ingreso. Además, desde su salida habría un agujero en la libertad circulación de personas y bienes en la Unión.
—No querría inmiscuirme en asuntos de política española, pero no pienso ni por un segundo que Cataluña quiera dejar la UE. Conozco a los catalanes desde hace mucho tiempo, he sido una de las pocas personas no catalanas en recibir la Cruz de Sant Jordi, y sé que su sentimiento es profundamente europeo.
—No le pregunto por la posibilidad de que Cataluña quiera o no ser parte de la UE, sino por el proceso que se abre cuando dejen de serlo. Lo dice la Convención de Viena: el Estado resultante de un Estado matriz abandonará todos los organismos internacionales en los que la matriz esté representada.
—Vamos, hombre, la legislación internacional no dice nada que se parezca a eso. Por favor, resuelvan sus problemas de política interna en España. Yo confío en la mentalidad europea de los catalanes.
Las cartas intercambiadas entre el representante español y la vicepresidenta no desmienten en nada lo que dijo Reding en esa entrevista, que es como El País quiere presentarlo. Uno no sabe por qué lo cocinan de ese modo pero, desde luego, no será por amor a la verdad ni al periodismo. Además, lo más fácil era publicar la verdad. Lo ve cualquiera.

Ser partidario o no de la secesión de Catalunya –a uno ya le conocen ustedes– no justifica este perjuicio al periodismo y a la gente. Ni la raison d'État lo justifica. Dejen al periodismo en paz.
Publicar un comentario en la entrada